Categoría: Mercado

Se cata todo

Teresa Muñiz

Me hace gracia observar tantas catas de innumerables productos como menudean por las redes. Del me gusta/no me gusta y los comentarios benéficos o salvajes pasamos a la voz de los “expertos” que catan, prueban y pontifican sobre todo. Estas experiencias se encaraman hasta periódicos digitales con estimable impacto en Seguir leyendo

El talento de la piedra

La última semana viene inundada por Grecia. El pasado martes pareció que el hundimiento del mundo estaba próximo. Pero nada de eso ocurrió. Todo lo contrario, se viene comprobando que la UE puede caminar incluso con averías como la griega. Ayuda a este desenlace la posición mayoritaria de la opinión Seguir leyendo

El Relato de España

La bolsa de Madrid

Es cierto, el Gobierno empieza a tener razón en algo sustancial: el relato sobre España (fuera) está cambiando. Los datos que manejan y trasladan los fondos de inversión (llámense buitres o golondrinas) comienzan a ser atendidos por la prensa internacional, especialmente la sajona. The Economist ya no profetiza que nuestra banca camina hacia la hecatombe y hasta el Seguir leyendo

Volver al Candil

Los ministros Critóbal Montoro y José Manuel Soria

Quien podría haberlo profetizado, pero el todopoderoso sector eléctrico español está tocado. La crisis le está zarandeando desde hace tiempo como a todos. El pasado viernes, sin embargo, el Gobierno le pegó una estocada certera que, para algunas de sus empresas de generación eléctrica renovable, puede ser tan definitiva como Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.