Categoría: Mundo líquido

Por un puñado de votos

Paula Nevado

Muy mal debe de estar la cosa para que profesionales de talla y trayectoria como Iñaki Gabilondo cuelguen la pluma. Cuando anunció que daba por terminados sus comentarios políticos diarios, vaya, casi ni sorprendió. Quienes le seguían se encogieron de hombros a manera de lamento, y quienes le detestaban dirían: Seguir leyendo

Madrileños rehenes

Paula Nevado

Pasada la tormenta blanca, un siglo ya, continúan helados nuestros pies. El alma encendida del corazón es ira cada mañana al descorrer las cortinas.   Estos días blancos de impericia pública y retraídos ciudadanos se eternizan como larguísimas tardes de un julio helado. Cuesta creer tamaño fracaso municipal. Recuerdo a Seguir leyendo

El año amanece con aludes

Paula Nevado

Llevamos un tiempo demasiado largo viviendo entre la sorpresa, el asombro y el miedo. No pasa un día sin que tengamos una ocasión estelar – el pasado 6 de enero lo fue – tal que un carnaval en el que intimarán con química María Antonieta con Cuasimodo, la Estatua de Seguir leyendo

La propaganda

Paula Nevado

La propaganda es a los gobiernos como el maquillaje a la mujer o al hombre: disimula defectos, imperfecciones y complejos cuando ella o él pretenden aparecer sencillamente hermosos. En ocasiones, sin embargo, no logran conseguir ni una cosa ni la otra, sino que conduce al fracaso. Recordemos, por ejemplo, el reciente bochorno que Seguir leyendo

Capota el año más dramático

Paula Nevado

Capota el año más difícil y dramático que hemos vivido nunca la mayoría de españoles y de la Europa más próxima. No me extenderé en datos y reflexiones, pues la mayoría tenemos parecida  percepción sobre sus estragos y, a estas alturas de diciembre, gran parte de los medios de comunicación Seguir leyendo

Algunas cosas mejoran pero…

Paula Nevado

Algunas cosas van mejorando pero no nos llegan bien contadas o, cuando el relato viene de una voz que atina, de inmediato aparecen grandes oleadas de confusión que lo emborronan. Detengámonos en algunos asuntos relevantes del momento: Al fin tenemos Presupuestos Generales del Estado (PGE), la aspiración natural y clave Seguir leyendo

¿A quién le preocupan los militares retirados?

Paula Nevado

Demasiadas cartas y manifiestos militares. Mal asunto, aunque pronto todo ese papel acabe simbólicamente envolviendo el pescado. Los cuarteles solo adquieren protagonismo en países irregulares, donde sus élites nunca olvidaron que los soldados son, al fin y al cabo, el freno de fusil a todo intento, imaginado o posible, de Seguir leyendo

Presupuestos sí, pero sin el alirón

Paula Nevado

El Gobierno tiene los Presupuestos Generales del Estado para 2021 (PGE) amarrados. Cada día, llega a los medios de comunicación la noticia como gota mágica que anuncia cómo un nuevo grupo parlamentario se suma al sí. Los que apoyaron la investidura de Pedro Sánchez vuelven a unirse en un mismo Seguir leyendo

Bandera de navidad

Paula Nevado

Decenas de años después, llama la atención que la derecha española – también otras muchas en diferentes países donde Caín y Abel se dieron con las mocarras en algún tiempo – mantiene en tiritona al gobierno en el que no manda, con acusaciones y campañas a las que ninguna mente Seguir leyendo

Colgados de Norteamérica

Paula Nevado

“Hoy es el primer martes después del primer lunes de noviembre”. Todos pendientes de Norteamérica en el día de sus elecciones presidenciales. Esta fecha llega cierta y con persuasión creciente desde hace décadas: desde que comenzamos a tener un televisor en la sala principal de nuestras casas; desde que JFK Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.