Categoría: Buena digestión

Buen verano

Paula Nevado

El sol, la playa, el monte, los amigos, los recuerdos, más sexo, largos paseos, el atardecer, la tormenta, la siesta, la desgana, la risa, la caricia, la mirada, la excursión, el bocadillo, el agua y los refrescos, la tortilla, las ensaladas, las latas, el melón, la sandía, la conversación, las Seguir leyendo

Feliz aniversario

Paula Nevado

La verdad es que salí del hotel aliviado. Demasiado tiempo dentro y bastantes acontecimientos ocurridos para ser un lugar civilizado. Todo empezó a mediodía. Nada más entrar en la habitación oímos un clic apagado pero insistente. “¿Qué será?” En la habitación no había más almas que las nuestras. Hasta miré Seguir leyendo

Tiro al plato (preparado)

Paula Nevado

En la calle Eloy Gonzalo de Madrid, el local que durante décadas sirvió El Brillante, bar de calamares fritos y pollos asados, que resultó ser de renta antigua y cuyo inquilino apuró hasta la misma asfixia las prórrogas de ley de arrendamientos antiguos, fue rápidamente demolido y convertido en una Seguir leyendo

Pobre mundo desorientado

Paula Nevado

Había leído algunos comentarios sobre las conclusiones y el ambiente expresados en el encuentro “Diálogos de cocina 2019” organizado por el Basque Culinary Center y la sensibilidad del cocinero poeta Andoni Aduriz, alma de Mugaritz. Me sorprendía – o puede que no tanto – que los ponentes más destacados de Seguir leyendo

El botijo

Paula Nevado

Es una pena que en este tiempo de revival tan crudo como nos trae Vox en España (y tantos sosias de nuestros taurinos a lo largo del mundo) no hayan destacado el botijo como el útil más preciado de la “civilización” tan arcaica como intacta que despliega y quisiera imponer. Seguir leyendo

Las extras del camarero

Paula Nevado

Estamos en Valladolid. De repente todo se agita en el restaurante. Los camareros entran en una especie de frenesí y levantan las mesas de al lado en una exhalación. El ambiente cálido y sosegado de hace solo unos instantes torna en  ruido nervioso. Blanca, no obstante, no aprecia el fru Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.