Categoría: Perfiles

La basura de la memoria

Paula Nevado

En los primeros meses de la Guerra Civil española los jóvenes fotógrafos Robert Capa y Gerda Taro llegaron desde París para cubrir el gran acontecimiento de sangre. Con el tiempo dejaron las imágenes que identifican aquella lucha fratricida en todo el mundo; aunque ellos nunca estuvieron satisfechos del todo de Seguir leyendo

El político infinito

Felipe-González

Felipe González no deja de hablar. A sus 73 años, y ya pasados diecinueve desde que dejó la presidencia del Gobierno, sigue presente en la arena política con pensamiento y verbo punteros. El suyo es un caso bastante raro. La mayoría de los políticos de su generación se perdieron en Seguir leyendo

Una jurista brillante que combatió un infierno criminal

Soledad Cazorla.www.publico.es

Reproduzco el comentario In Memorian que me pidió El País y publicó ayer este periódico sobre la fiscal Soledad Cazorla, fallecida el lunes día 4. La última vez que quedamos a cenar con nuestras parejas respectivas, Joaquín “su pared maestra” y mi mujer Blanca, fue el pasado jueves 30 de Seguir leyendo

El rey no quiere regalos

Cuando la noticia diaria mana de ese pudridero en que se ha convertido la España de la crisis y la desigualdad, sorprende positivamente el camino emprendido por el nuevo rey Felipe VI. De manera discreta, sin desplazar siquiera del plano mediático a ese concejal corrupto que se aferra al cargo, va dando lecciones sencillas Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.