Categoría: Gastronomía

Siempre será verano

Paula Nevado

Es verano; bueno, el verano se nos ha agarrado a la espalda para no bajarse de ella nunca. Por lo menos así cantan a coro los mundos de la ciencia y de la experiencia. En un estado cuasi febril permanente, el instinto natural que aún nos guía nos arrastra sin Seguir leyendo

Laguardia: El ojo de Noé

Paula Nevado

Encaramados en la cima de la villa de Laguardia (Álava) observamos el mundo. Si diriges la mirada hacia el sur, tus ojos trazarán el mapa del vino más hermoso de España. Allá abajo, en lo hondo y hasta el fondo, en un día claro y luminoso de un mayo adelantado, Seguir leyendo

Y dale con la Coca Cola

Paula Nevado

Los grandes revolucionarios (o que por tal se tienen) siempre desafían lo imposible. Desde que David retó a Goliat el mundo se viene construyendo a bofetadas. Pero no hagamos un exagerado recordatorio de osados héroes que quisieron perforar el mundo hasta sus antípodas con una aguja, porque la inmensa mayoría Seguir leyendo

Córdoba es Tucson

Paula Nevado

El observador perspicaz no duda que en pocos años gran parte de nuestro país será un territorio parecido a Tucson (Arizona): polvo, tormentas y camionetas ligeras que traga el horizonte. Pero aquí nadie habla de esa mutación enorme, ni de qué manera necesitamos el agua y, menos aún, de cómo Seguir leyendo

Una joya inesperada

Paula Nevado

Es fácil exclamar: “¡He comido como nunca!”, inmediatamente después de haber papeado y bebido como un señor y muy a gusto. Pero es más improbable que tu cabeza repique después de días y aún semanas: “Qué bien comí en …” o “¡Es la mejor comida que he hecho en años!” Seguir leyendo

Filósofos en la selva

Paula Nevado

A los cocineros Michelin, y otros tantos que aspiran a la condecoración de la rueda, se les empieza a ver la cara marrón de su negocio: explotan a sus trabajadores. Sí, utilizan a los aprendices de cocina como si fueran clínex. Y lo cantan (tal cual) a los cuatro vientos Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.