Entretenimiento y furia

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

Se da una gran coincidencia entre los políticos más conscientes y también ambiciosos de distinto signo cuando afirman que es la Comunicación (con mayúsculas) la que decide sobre sus agendas, de la misma manera que las grandes empresas tecnológicas insisten en mostrarnos a todos el camino a seguir en España y en el mundo.

Esta percepción, sin embargo, parece una evidencia tan palmaria que sorprende cómo los más sinceros y atrevidos entre ellos no lo hayan alertado públicamente hace tiempo y se dispongan a enmendar, hasta donde puedan, lo que a todas luces se convierte en una derrota de aquellos valores y prácticas que el liberalismo clásico nos dijo que era la política.

Pero si la comunicación es la que ordena su agenda, será esta  (en realidad ya es) la que decide qué se debate, cuándo, de qué manera, quién lo protagoniza, y serán también los estrategas de comunicación de los partidos políticos, grandes instituciones multilaterales y sus think tanks, grandes empresas, medios de comunicación y redes sociales (o no) quienes impongan el discurso.

Es lo que hay. Así que, profundizando sobre la gran frase de McLuhan: “el medio es el mensaje”, que más que un hallazgo se convierte en esta época en un teorema, y los grandes hallazgos de los comunicadores políticos norteamericanos: el mensaje se ha perfeccionado tanto que la propaganda es el discurso político, económico, social y cultural dominante; y los nuevos líderes globales, sus portavoces únicos.

Venimos compartiendo durante más de dos décadas los efectos del ensayo y afinamiento de esta nueva comunicación total que alcanza el clímax en el momento en el que Donald Trump llega a la presidencia de Norteamérica y, en pocas semanas, convierte el debate político en la “batalla entre el bien y el mal, lo que equivale, en palabras de Daniel Innerarity, al hundimiento de la política liberal, su forma de proceder y manifestarse.

 

“El hallazgo de la verdad siempre es parcial y discutible”.

 

Así que acabamos por ser  conducidos por pequeños (o no tanto) caudillos de uno u otro signo ideológico que lo acaparan todo, pues los vemos tanto conferenciando en la Asamblea de la ONU como hasta asistiendo al parto de una cabra verata en Gredos. Y las redes sociales, medios digitales y miles de plataformas audiovisuales informan con titulares amarillistas y entregan sus reflexiones en las palabras que  comprende un tuit.

¿Quién puede estar informado razonablemente con estos soportes?  Así que los gobiernos y los parlamentos se vienen llenando de políticos “mudos y ágrafos”, en palabras de la periodista Sol Gallego. Políticos  hasta cierto punto inútiles, imágenes tibias de cartón piedra que dan una cierta impresión humana a las reuniones de consejos y sesiones parlamentarias.

En cierta forma – aunque su infinita soberbia la separe de todo lo terrenal – el cese como portavoz parlamentaria del PP de Cayetana Álvarez de Toledo y su respuesta seca y hasta retadora a su partido,  pareció apuntar un asomo de rebelión contra esta manera de practicar la nueva política desde los liderazgos. Enfrió, no obstante, cualquier esperanza al presentarse como “defensora de la verdad”, pues estaba indicando que solo aspira a ser ella misma líder en esta época de creencias tan diversas – que llegan hasta el espiritismo – y  se emplean con afán de comisionista en adueñarse de la política que desde los griegos sabemos que pretendió ser el arte de ir resolviendo las cosas que afectaban al común o la polis.

Porque la política democrática nunca fue nada parecido a una religión y menos aún deudora de la verdad. En democracia, como en general en la vida de las personas, la verdad es una aspiración, una búsqueda; su hallazgo siempre es parcial y discutible y, por supuesto, efímero.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.