Viva el impuesto

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

Corregir la mala alimentación en Occidente (que ya contagia a casi todo el mundo) moviendo al alza los impuestos es algo así como pretender erradicar, digamos que el cáncer de pulmón, con las pamemas del brujo de la tribu. Tranquiliza a algunos y refuerza el poder de la superstición, que es superchería, de otros líderes sociales.

La mala alimentación tiene causas bien profundas que no las aliviará siquiera aumentar 0,47 euros la lata de tomate o 0,80 la pizza margarita congelada. Son políticas, económicas y culturales.

El anuncio, poco preciso, del flamante y bisoño Ministro de Consumo Alberto Garzón, de revisar la fiscalidad de los alimentos ultra procesados o ricos en grasas y azúcares, si se queda solo ahí, es poco más que un parche que alarma al mercado y arreglará bien poco, pero eso sí, inflamará la sensación de triunfo y justicia proletaria de algunos políticos, tan ingenuos como osados, que se quedaron en el tiempo en que reyes y dictadores subían y bajaban los precios del trigo a capricho.

Claro que el vasto sector agroalimentario y la distribución organizada han cometido grandes errores al confundir con su publicidad tantas veces engañosa y poco instructiva a un consumidor masivamente virgen de criterio y cada día más adocenado. Pero este mercado también llena los lineales y tiendas del mundo cada día con más oferta de productos, mejor preparados, más apetecibles y, sobre todo, seguros.

Nunca hubo más personas y mejor alimentadas (como vemos, muchas en exceso) gracias a esa maquinaria que se propuso dar de comer a todo aquel que ganara solo 500€ al mes, como dicen que llegó a declarar Juan Roig para reafirmar el compromiso de su grupo empresarial con los pobres.

El problema de fondo es que Occidente se llena de pobres, de parados, de millones de personas expulsadas por el sistema con escaso o nulo poder adquisitivo que hace crecer una sociedad de desiguales progresivamente ajenos a las políticas públicas basadas en la pedagogía y la escuela.

Las políticas impositivas tan demandadas, sobre todo por los especialistas en Salud Pública y no tanto por los expertos en Economía de todas las tendencias o sesgos ideológicos, como remedio nuclear contra el aumento de la obesidad, las enfermedades cardiovasculares o la diabetes, son medidas estresantes para el mercado que, aun pudiendo tener resultados puntuales positivos, valen en esencia para favorecer la recaudación de las haciendas y que al pobre le cueste la tortilla de patata congelada unos céntimos más.

 

«Se necesitan políticas públicas preventivas».

 

Parece más racional y eficaz a corto y medio plazo insistir en políticas públicas más exigentes y vigiladas de reducción progresiva y acelerada en el tiempo de esos elementos grasos o azucarados en exceso, así como la pésima calidad de tanta materia prima en la base misma de la masiva fabricación de alimentos procesados.

Porque poco ayuda el espectáculo de los mil MasterChefs que vemos en las televisiones, se necesitan políticas públicas preventivas, y punitivas también, que lleven a la gran mayoría de la población información precisa y cierta del problema, y les ofrezca soluciones alternativas; que oriente, en definitiva, sobre qué comer y qué tipo de vida llevar para que la molicie no nos atrape en la gran ciudad.

Algunos de los argumentos más extendidos y exitosos para poner en valor el efecto positivo de la subida de impuestos en este amplio rango de productos se resumen en subir el impuesto de “lo malo” y bajarlo a “lo bueno”. Y se quedan tan a gusto. Ni les suenan los versos de Antonio Machado: “El necio confunde el valor con el precio”, y no parecen haber leído nada de esa vastísima literatura existente sobre la formación de precios. Mejor nos valdría a todos que venciera el eslogan “más deporte y menos impuestos”.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.