La violencia se suma al procés

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

El independentismo catalán acumula con el paso del tiempo gran desafección y rechazo. Las disputas entre sus banderías crecen de tal manera que casi no parece necesario que azucen el susurro y las largas manos de Madrid. Está bastante aislado y en conflicto ininterrumpido. Pero continúa siendo muy fuerte y robusta la masa que le sigue. Así, viene trabajando con ahínco desde hace meses en el objetivo de que las penas que caigan sobre los enjuiciados del procés le ayuden a reagruparse de nuevo y las movilizaciones, al grito de amnistía, acaben por empastar el frente agrietado.

Pero no contaban con que las fuerzas de seguridad, fiscales y jueces no dejan de hacer su trabajo y escrutan sus movimientos sospechosos. Así ha caído un grupo jerarquizado de radicales que acumulaba material para la fabricación de explosivos y se disponía a atentar en fechas próximas. La reacción de Torra, la CUP y los más airados ha sido inmediata: niegan las pruebas que aporta la guardia civil y rechazan el auto del juez que envía a la cárcel al grupo detenidos al tratarse de una nueva “organización que busca la independencia de Cataluña por vías violentas”, y les imputa “los delitos de integración en grupo terrorista, tenencia de explosivos y conspiración para acometer estragos”.

Se equivocan gravemente por numerosas razones. Me quedo con dos: la persona que dirige en última instancia a la guardia civil, el ministro del Interior Grande-Marlaska, es también un juez escrupuloso que conoce como pocos el mundo del terror y la secesión violenta. No va a ordenar unas detenciones tan llamativas sin pruebas claras y determinantes.  Además, el juez del número 6 de la Audiencia Nacional, García Castellón, es un veterano de la judicatura que puede decirse que ha dedicado toda su vida a tratar desde el juzgado con esta ralea que algunos llaman revolucionarios. La segunda hay que buscarla en el corazón encogido de tantos miles de catalanistas e independentistas pacíficos que al enterarse de las noticias habrán pensado: “No, esto no; esto no puede continuar con bombas”.

Porque el tan cacareado movimiento pacífico, y aún festivo, con el que han querido revestir el movimiento separatista catalán se viene abajo con estrépito al descubrir la guardia civil este episodio tan preocupante. Torra y sus entornos, al negar la veracidad de los hechos imputados y condenar la actuación policial, han tomado el camino menos indicado para impedir que las detenciones terminen convirtiéndose en la cuba de agua hirviendo que achicharre el relato por excelencia de su movimiento.

Ya Pujol se desmarcó en su tiempo de Terra Lliure y otros movimientos separatistas violentos. Deberían haberlo tenido en cuenta. Si no se despegan con rapidez de esos bárbaros, se unirá con facilidad separatismo y violencia y se les caerá el artificioso montaje con mayor dolor aún del que hasta ahora han producido.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.