El gozo en política

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

El mundo regresa de las vacaciones de verano aún más convulso que lo dejamos en julio; la división entre bloques se acentúa, resquebrajando equilibrios estratégicos sustentados por décadas, y la tensión política y el debilitamiento de la economía mundial se confirman con datos contrastados. De igual manera, los graves conflictos regionales y nacionales (el Brexit o la imposibilidad de formar gobierno en España) se agudizan de tal forma que el Reino Unido se encamina hacia una salida por las bravas de la Unión Europea y, España, de nuevo, a elecciones generales, las cuartas en cuatro años, un récord.

Todo ello sucede al tiempo que la palabra tronante, ofensiva y amenazadora de los más feroces se hace más presente y ordinaria. Ya no les basta con romper los diccionarios al abrir la boca, sino que buscan (desean) y se solazan disfrutando con el dolor que infringen a quienes atacan.

La flamante portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Cayetana Álvarez de Toledo, es un buen ejemplo. El pasado jueves 29 en su invectiva contra la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, a propósito de un debate sobre el Open Arms lanzó, entre otras muchas palabras como flechas, lo siguiente: “Es usted hasta tal punto impúdica exhibición del mal gobierno, que encararse con usted sería no ya necesario y urgente, incluso diré que gozoso”Sí, gozar agrediendo con las palabras. Oratoria sádica.

 

Que nada funcione

 

Así andamos, golpes de Estado a la inglesa en el Reino Unido y un interés expreso en la oposición política española para que nada funcione. Porque todo huele a nuevas elecciones para otoño; porque Ciudadanos se echó al monte del nacionalismo español y Unidas Podemos ha decidido que la única manera de salir de su fenomenal crisis es atrincherarse tras la mesa del Consejo de Ministros mientras hace la vida imposible a los socialistas. Todo muy patriótico; dejar que encalle el país parece ser que es la mejor manera que tienen algunos partidos para acceder al poder o, acaso, sobrevivir a su moribundia.

Entretanto, la palabra, la mala palabra, continúa realizando a la perfección su trabajo de plaga de termitas política y social. De continuar de esta guisa, más pronto que tarde, el rival político no será en absoluto el adversario a batir en las urnas, sino el mal a extirpar con gozo como ha manifestado con total claridad la señora portavoz de los populares en el Congreso de los Diputados.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.