Adiós, verano

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

Despedirse del verano es como abdicar de la naturaleza (repudiarla), o sea, una atrocidad. Verano quiere decir descanso y melocotones; baños, conversación larga y holgazanear con la noche. Algo que hicieron nuestros antepasados durante decenas de miles de años y que en un determinado momento se nos jodió a la inmensa mayoría de terráqueos, como a Vargas Llosa le sucedió con su Perú.

No obstante, el verano caluroso (o tórrido también), fresco e irregular nunca dejó de existir, incluso en eras de grandes glaciaciones sobre la tierra maduraban las uvas. Así que siempre hubo un puñado de poderosos que lo disfrutaron a discreción y con sumo placer. Los anaqueles de arqueólogos y paleontólogos están repletos de ejemplos de viviendas para disfrutar el verano y utensilios destinados a proporcionar placer bajo el sol o a la sombra del árbol.

Nunca hubo un dios más poderoso que el sol ni una diosa relevante que no se adornara de oro. El gran astro dominó siempre todo aquello que importó a la tierra e interesó a la especie humana que correteaba por ella. Hasta la luna, con sus sueños y tanta poesía, siempre le estuvo subordinada. Así que vetar al hombre su verano fue como amputarle su mayor devoción.

La cortina del tiempo, no obstante, en ocasiones tiene descuidos como el que sucede en el último siglo, que permite a trabajadores y a otros muchos alcanzados por la escasez, viajar unos días hasta las arenas de la carne y las olas; y también en los últimos lustros volar por poco dinero hasta Disneylandia o Roma, ¡qué pasada! Y hasta llegar a contemplar la espada invicta del último samurái en un palacio de madera policromada levantado en el corazón de Japón.

 

Un parque temático

 

Lo tremendo, impensado por nadie nunca antes – incluido Julio Verne – nos está sucediendo. Centenares de millones de personas disfrutamos de varios días de asueto en verano (algo es algo) y todavía no ha estallado el relámpago que todo lo destruye. O sí.

Tantos millones de ociosos por esos mundos de dios son demasiados trillones de pisadas, otras tantas toneladas de gases pestosos derramados en la atmósfera e infinitos barcos de desechos. Empezamos a darnos cuenta de que disfrutar del verano con su sol y sus aguas hiere a la tierra, la asfixia, la transforma en un estercolero: necesitamos otra forma de disfrutar, descansar y consumir.

Así que ahora descubrimos que esta ventana al sol que nos abrió la segunda mitad del siglo XX no obedecía a otra razón que necesidades de negocio. Nadie se apiadó de la mayoría: se pretendía solo recuperar con el señuelo brillante del sol el dinero que nos daban por trabajar en su fábrica.

La batalla para hacer retroceder a la masa de la emoción del sol y el viaje al Himalaya ya está en marcha. No sé dónde acabaremos los peripatéticos del verano, quizás en Groenlandia visitando museos de osos polares disecados o corazones de iceberg conservados a -200º para nuestro disfrute. Lo cierto que nos entregaron un trozo de verano por negocio y ahora el mundo comienza a parecerse a un parque temático: todo igual, cartón piedra sin alma.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.