El desquite

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

Quizás muy pocos recuerden al banquero y gestor vasco Pedro Luis Uriarte. En los años noventa del pasado siglo fue el número dos del BBV y su auténtica locomotora. Un hombre muy prestigiado que sin embargo fue arrollado, como su jefe y presidente, Emilio Ybarra, y toda la cúpula del banco, por un hombre oscuro colocado por José María Aznar en la presidencia de Argentaria con la única misión de echar a los vascos del control de la entidad recién creada tras su fusión con el BBV.

Ahora, cuando Francisco González (FG) trastabilla en la cuerda floja de escandalosas andanzas (Villarejo espió para él a miles de personas), envía una carta abierta a varios periódicos con el propósito de limpiar la imagen del presidente Ybarra, depuesto y ya fallecido, y también con el interés implícito del desquite. No menciona nombre alguno, aunque entreverados en un lenguaje simbólico aparecen todos los que fueron determinantes en el desalojo de los neguris de la alta dirección del BBVA hasta convertir la sede del banco en Bilbao “en almacén de ropa barata” y todos ellos enlodados en el fango de las cuentas secretas de Jersey para “pagar a ETA”.

Los protagonistas son José María Aznar (“Ybarra no supo que el viento en la cumbre sopla fuerte”, escribe); un juez estrella llamado Baltasar Garzón, que se llevó los más fervorosos vítores y aplausos del PP “ahora estrellado”; el periodista Pedro Jota, “que tanta leña echó a la hoguera, desplazado”; y, claro, FG, “el farisaico que intentó encarcelar” a Emilio Ybarra.

 

Lenguas de fuego

 

Esta sí que fue una cacería fenomenal, similar (simbólicamente) a las que perpetrara antaño Franco. Desde entonces no ha ocurrido nada parecido, aunque unos aventureros como el empresario de la construcción Luis del Rivero, al parecer ayudado por incautos como Miguel Sebastián, también desalojado por FG, intentaron aplastar al “farisaico” años después y acabaron abrasados por el aceite hirviendo que, al parecer, también atizaba el ex policía Villarejo.

Ahora la toma de los grandes castillos empresariales se realiza con mayor discreción. Son los fondos de inversión (también buitre) quienes operan en la sombra hasta quedarse desde imperios financieros a cortijos; desde empresas achatarradas a boutiques de platino. Y detrás de ellos llegan las grandes tecnológicas y sus apoyos políticos internacionales de lenguas de fuego y cañones de uranio. La banca, ese gran ogro, empieza a ser un oso desdentado. Cuando se dio el asalto al BBVA todo el mundo se enteró; ahora, el movimiento pendular de la boa solo lo siguen a duras penas un puñado de jóvenes periodistas casi desconocidos. En unos años, puede que sus crónicas hoy desatendidas terminen siendo referencia.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.