Procés: visto para sentencia

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

Como quiera que sea, el sábado 15 tuvo ese momento de carnaval en el que todos se quitan la máscara y demasiados rostros descubren la vulgaridad de sus facciones antes adornadas de porcelanas gozosas. Me quedo para los apuntes de esta nota con las impresiones obtenidas en esa otra exposición pública (también espectáculo) recién clausurada que ha sido el juicio practicado en el Tribunal Supremo a los “doce apóstoles” del procés que no huyeron de España tras el desolador espectáculo del 1 de octubre de 2017.

Después de más de 50 días de vista oral y cerca de 450 testigos interrogados por las partes, centenares de vídeos y otras pruebas, una y otra parte se mantienen en sus trece: los fiscales seguros de que en el 1-O, con sus días anteriores y posteriores, se llegó en Cataluña a una rebelión contra el Estado (golpe de Estado lo califican nuestras derechas), en tanto que los separatistas sólo vieron algunos alborotos rechazados con violencia por la policía española.

Así las cosas, asoma la inquietante interrogante en no pocos observadores y analistas del fenómeno político e insurreccional de para qué ha servido este largo tiempo tan en vilo y de alerta informativa y política. Y una duda aún más gruesa: ¿Se ha juzgado lo mollar del caso?

Porque para muchos, el gran desafío al Estado se produjo días antes del funesto simulacro de referéndum, cuando el gobierno catalán y sus entornos, Asamblea Nacional de Cataluña, Ómnium Cultural (también la CUP tan agitadora y violenta) y el Parlamento catalán se pasaron por el arco del triunfo todas las leyes aplicables al caso de desafección en marcha.

Desentendieron las resoluciones del Gobierno de España, del Tribunal Constitucional, los autos del Supremo, las advertencias de la Fiscalía del Estado, diligencias de los Tribunales de Justicia catalanes y, aún, las advertencias de sus propios servicios jurídicos en el Parlamento catalán.

Desobedecieron a las más altas instituciones del Estado (y repudiaron al rey) hasta concluir en una declaración, entre ridícula y apocada, de independencia. Esa sería la auténtica felonía del independentismo en rebeldía que no se juzga.

 

Nuestra única certeza

 

Se han colocado en el punto de mira de la Ley los acontecimientos que rodearon el 1-0. Sí, un simulacro de referéndum ilegal, una zapatiesta fenomenal y el desafío de unos políticos que habían llevado a una parte muy notable de la población catalana hasta el abismo emocional de la independencia, que concluyó en una emboscada en la que se despeñó el Gobierno de Mariano Rajoy, ayuno de inteligencia e incapaz, al que le fallaron (o acaso no escuchó) los servicios de inteligencia.

Así que todo desembocó en algaradas y enfrentamientos con las fuerzas del orden no más desmesurados que otros muchos habidos y que habrá en el futuro, pero que sirvieron de coartada para que los separatistas elevaran su impacto a la categoría de gran represión policial, tildando a España de país opresor y a su Gobierno de antidemocrático heredero del franquismo.

De todo ello, la Fiscalía del Estado y otras acusaciones entienden que hubo rebelión, y las defensas de los doce, fortísima y represión policial para detener pequeños alborotos: se arroyó a palos el deseo democrático y pacífico de un pueblo que solo aspira a la independencia, un derecho humano.

Menos mal que sale reforzada la confianza en un tribunal que ha actuado de manera impecable y hasta brillante en la vista oral.  Se confía en que son jueces maduros y muy experimentados, con diferentes pareceres sobre los acontecimientos; pero, a buen seguro, responsables de su misión. Su sentencia será criticada y recurrida porque los doce solo creen en su inocencia más absoluta; pero su fallo será la única certeza con la que debiéramos seguir caminando en adelante en este largo proceso.

Porque el diálogo y la política, que tanto reclaman más allá del Ebro, aún no han sido practicados por los señores de la Generalitat. Los únicos que persisten en la urgencia de enfriar y ordenar el conflicto los encontramos en el Gobierno de España.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.