Al margen del mundo

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

La madrugada del pasado jueves al viernes estuvimos a punto de entrar en guerra, pero eso a muy pocos importa: quinta noticia del digital. También esa misma noche, los primeros mandatarios europeos buscaron acordar las personas que dirigirían la UE los próximos años, pero fracasaron: sexta noticia. Y el próximo fin de semana se reúne en Tokio el G-20. ¿Alguien lo sabe? ¿Se saludarán Xi Pin y Trump? Lo que sí encontramos estos mismos días en las portadas de periódicos y telediarios es la foto feliz de los líderes de los partidos canarios de izquierda celebrando su acuerdo de gobierno y múltiples palabras, que son vómitos, para describir el acuerdo socialista navarro que da cuartelillo a Bildu.

De esta manera llevamos varios años, demasiado tiempo. Nada bueno le ocurre a una organización humana (un país lo es) cuando solo está pendiente de su ombligo y enredada en sus odios. ¿Quién trajo todo esto? ¿Son los nuevos tiempos, o continuamos lastrados por el virus cainita que decían los franquistas? Da igual, lo único relevante son sus consecuencias.

Todo el mundo dio ganador al PSOE de Pedro Sánchez tras las elecciones generales del 28 de abril; dos meses y medio después – mediando, además, una nueva victoria el 26 de mayo – parece que no ocurrió nada. De nuevo, se empuja a los socialistas a buscar votos entre nacionalistas y radicales de izquierda que den la investidura de Sánchez para luego señalarle como el antiespañol que se echa en brazos del mal. O sea, volver a la casilla de salida como en el juego del parchís.

Solo se habla de acordes y desacuerdos como tituló Woody Allen una de sus películas; de pactos y mentiras; de hacia dónde va Ciudadanos. La ausencia de gobierno se nota más que nunca en los últimos meses. Veníamos de una acción gubernamental de vértigo y de pronto, todo queda al ralentí cuando pasa a funciones. ¿Qué hacen los ministros? Así que domina la información sobre el cambalache; acuerdos y denuncias de los mismos. Todos parecen haber olvidado que los votamos para que fueran útiles. Solo el PSOE forcejea por buscar equilibrios en el centro político, pero nadie la da facilidades: Ciudadanos se ha situado definitivamente en el trío de Colón y Pablo Iglesias quiere ser ministro a toda costa.

 

Ofuscación antisocialista

 

De todas maneras, la principal novedad de las últimas semanas es la deriva derechista de Ciudadanos. Nadie – acaso ni el propio Albert Rivera – entiende los acuerdos que viene formalizando. Nadie comprende tanta cesión al PP, con Madrid por bandera, ni la razón de esos “pactos no pactos” con Vox. Ha llegado a acuerdos que se podrían entender como fraudes a los electores. Porque, según propia confesión y evidencia, ha obtenido hasta 28 alcaldías – algunas tan significativas como Granada – por entregar Madrid al PP; alcaldías donde Ciudadanos es el tercer o cuarto partido más votado.

Esta formación política no quiere manejarse con las dos manos y prefiriere saltar sobre la pierna derecha a caminar sobre las dos. Ha decidido rehusar a ser bisagra, apuesta a un único color en la ruleta de la política y confía en que el PP continuará desangrándose.

Todo pudiera ocurrir, pues vivimos en el momento más resbaladizo del último siglo. Claro que crece el número de los que sospechan que Cs ha decidido un rumbo político sobre la base de un error de estrategia garrafal. Su aspereza dialéctica y ofuscación antisocialista les acerca peligrosamente a UPyD. Todos recordamos cómo acabó Rosa Diez.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.