El taxista se fue a la huelga

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

Madrid, la ciudad de España con mayor número de licencias de taxi (más de 16.000, intrusos aparte) disfruta los últimos días del tráfico invernal más placido y bonancible de las últimas décadas. En las horas valle del día, muchas de sus calles y avenidas parece que hubieran adelantado un mes de agosto plomizo, frío y ventoso. Es casi lo único positivo – que no es poco para una ciudad asfixiada – que trae esta huelga general y total del taxi que va para las dos semanas.

Ha resultado que 10.000 o 12.000 taxis de media al día rodando por la ciudad eran los principales responsables de su atasco crónico. El ayuntamiento aclara el porqué: mientras el particular que circula a diario por Madrid rueda escasamente 8 km de media, el taxista que merodea por la calle buscando al cliente, rueda más de doscientos por jornada de trabajo y muchos más si corretea las 24 horas del día.

El paro patronal también – aquí no hay servicios mínimos que valgan –  muestra que su abusiva determinación en poco parece afectar al normal discurrir de la vida en la ciudad, o al menos, la queja no aparece con claridad, ni los informativos se hacen eco de estrago alguno.

¿Vivimos mejor sin los pelas trotando por las calles? No, eso no. Es otra exageración, una nueva extravagancia de estos tiempos. El taxi es a las sociedades urbanas modernas como la farola a sus avenidas o el asfalto a las calles: inseparable. Ocurre, no obstante, que el tiempo presente, en el que las nuevas tecnologías y sus aplicaciones – tan prácticas como depredadoras – pone todo patas arriba, ha llegado a remover el monopolio del taxi, un sector regulado por normativas estatales y autonómicas, pero que vive con el ojo puesto en el ayuntamiento (al que amenaza si llega el caso) que le fija las tarifas.

Y ha puesto a todo el sector en lucha contra la nueva competencia VTC en las grandes capitales de Europa y americanas donde los hombres de un monopolio bien asentado y lleno de autopatronos  disfrutan hace más de medio siglo de una posición laboral desahogada y se desenvuelven como clase media. Sí, se ven amenazados y no soportan a los impecables coches negros que irrumpen en las ciudades prestando mejor servicio y a un precio tasado.

 

Consensuar con la realidad

 

A pesar de haber demonizado esa competencia – “empresas canallas que no pagan impuestos y que utilizan mano de obra esclava” – y porque la aceptación ciudadana de Cabify o Uber no deja de crecer, se lanzan a la calle y exigen con voz de bruto detener el nuevo tiempo tecnológico y digital que pone en manos del ciudadano un teléfono a través del cual concierta mil negocios, entre ellos, el del taxi. Porque exigir que este servicio se preste una hora después de ser solicitado es algo así como retrasar el vuelo del avión para que llegue antes el tren, o que a principios del siglo XX se hubiera dado preferencia al tiro de caballo sobre el automóvil de gasógeno.

Claro que la ruda respuesta del taxista – dos semanas en paro y sin caja de resistencia que sepamos – no es más que un levantamiento (eso sí ,demasiado ruidoso) contra los costes sociales y laborales que el nuevo tiempo trae para su sector. La competencia, apoyada por el big data y el algoritmo, es tan potente que lleva a abaratar de forma insoportable los servicios y el salario. No hay una gran ciudad europea ajena a este conflicto; ocurre, sin embargo, que el nuevo cliente del taxi no está dispuesto a que le den lentejas sí o sí. Para continuar siendo un servicio público popular tendrá que consensuar con la realidad o empequeñecer y convertirse en la rueda que desplace a los únicos beneficiados de esta nueva revolución que son pocos pero muy ricos. Aunque  da la impresión de que llegan demasiado tarde.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.