Humor errado

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

Escribe la socióloga Olivia Muñoz-Rojas en el periódico El País que “quizás el mejor antídoto contra el odio, además de una educación crítica y amplia de miras, sea desconectarse de las redes sociales” infectadas de información (?) tóxica. No le falta razón. Los desconectados vivimos algo más tranquilos; sin embargo, cuando la furia y el odio saltan de las redes al telediario casi infartamos, pues la magnitud de nuestro sobresalto no tiene parangón con la diaria y angustiada vida del hombre troll que habita en Internet.

En los últimos días, la radicalización de la extrema derecha ha puesto en la picota al cómico Dani Mateo. Sus amenazas son tan furiosas que obligan a cerrar locales donde entretiene con su humor al lado de otros colegas. Le hunden su negocio, señalan a su familia y fotografían la fachada de su casa. Se le persigue con saña. Es un escrache global el que se le viene propinando. Recuerda a los tempranos meses de la Transición política, cuando los radicales montaban algarabías en los estrenos de las películas “no aptas” y apedreaban librerías al grito de “¡Viva Cristo Rey!”. Estos días, por fortuna, no vuelan los adoquines, pero el trueno de la repulsa despierta los oídos del país entero. Una vez más, el humor es responsable. ¿Qué tendrá la palabra del caricato para herir tanto?

Corretea en el filo de la navaja con tanto riesgo que, a menudo, cae hacia una cara u otra del acero sobresaltando al personal. Nos irrita y disgusta; a veces nos parece de mal gusto, y ofensivo en otras. Y en más de una ocasión nos acordamos de la inocente madre del humorista. Pero su función es esa, agitarnos, además de provocar la risa y llamar a la reflexión. El gran humor es el ingenio que juega con nuestro ánimo y la idea que explota en carcajada o rechazo. Soportarlo, en ocasiones, es la prueba del nueve de la madurez de las personas y las sociedades. Aunque avanzamos bastante en los últimos tiempos, nos queda un buen trecho hasta encajar su desmesura a veces.

 

Libertad creativa

 

El gesto teatral de Dani Mateo de sonarse la nariz con la bandera de España es una muestra más, ni siquiera la más osada, de la sátira política llevada al límite. Ha levantado una polvareda inmensa en amplios sectores de la derecha patria que disputa entre sus facciones quién ama la rojigualda más y mejor. A muchos no nos gustó el plano, pero no por ello tenemos que mandar al humorista a purgar en la hoguera. La tolerancia y el encaje ante la libertad creativa, incluso equivocada como es el caso, deberían ser las barreras que detuvieran la agresividad extrema y el odio.

De nuevo ha tomado aire el vuelo de las banderas en manos de los que se llaman patriotas. La ikurriña preside complacida cómo quiere imponerse el relato de la historia de ETA haciendo responsable principal de sus crímenes a Franco y su dictadura. La estelada catalana a la ofensiva pretende enterrar la senyera de todos los catalanes, y las derechas españolas disputan por apropiarse de la bandera constitucional de todos. Los llamados patriotas siempre estuvieron alerta con los humoristas, y éstos, en ocasiones, manifiestan su lado más impresentable, zafio y errado.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Un comentario en “Humor errado”

  1. No creo que sea para enviar a nadie a la hoguera y me parecen desproporcionadas las reacciones, pero ya esta bien de “simpáticos” ¿humoristas? que con sus gracias innecesarias molestan a sentimientos de muchos. Por ejemplo eso mismo no tendría eso mismo para hacerlo con la senyera, estelada o no, la ikurriña o … porque sería intolerablemente ofensivo e incluso facha pero si con la bandera constitucional y extraña que haya exaltados que en los otros casos con reacciones similares serian defensores de no sé qué ante tamaña ofensa, pero en este fachas.
    Ya esta bien de todo, de “ingeniosos humoristas” que podrían hacer ingeniosos chistes con su p,,, madre y el c… de su padre cosa que divertiría a muchos, pero no a ellos y de justicieros defensores de los honores patrios
    ¿Es posible un poco de respeto a los demás y lo que es importante para ellos sobre todo si es innecesario el no hacerlo y claro eso obliga a ser más profesionales y menos … eso?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.