Todo muy blandito

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

Paso al mediodía, hambriento y deprisa, por delante del kiosko de prensa que está en la misma esquina de la cervecería Ferreras (Bravo Murillo 25), el bar donde las cañas rozan la perfección, cuando besan mis oídos los acordes inconfundibles del guitarra de Jethro Tull. Me digo animado: “Joder, aún queda gente que disfruta del rock”.

Porque al rock and folk lo viene arrinconando el nuevo tiempo como el romanticismo tardío hizo con el arpa (releamos a Bécquer). Expulsa a lo consistente y desconfía de lo genuino, mientras nos conduce a lo entreverado, la mezcla y lo blando. Lo más tronante de la música del presente quizás lo encontremos en los bajos zumbadores de Vetusta Morla.

Casi toda la rebeldía bronca descansa en los vinilos y se refleja en los mejillas arrasadas y cuerpos como sardinas de los viejos rockeros setentones que aún resisten en pie. Hasta Rosendo, el fósil más tierno de nuestro rock obrero y de barrio, abandona. Se traslada a la casa soñada que ha construido en la esteparia meseta castellana para dejar pasar sus últimos años como un anacoreta.

Pero el oleaje inmenso del nuevo tiempo no se queda solo en la victoria de la música indie sobre las rocas. Desparecen todos los huesos del mundo. Y las ternillas, los leves caparazones y hasta las mantecas, natas y gelatinas. Las chuletas se sirven sin su palo, los trozos de oreja y morro bien picaditos y seleccionados, las crestas de gallo embozadas como los bandidos, los cangrejos blanditos como borrachuelos. Y la nata desapareció: como mucho podemos seguir su rastro en algunas salsas y helados que recuerdan su sabor.

De comer como visigodos

 

Y no todo es cosa de la impronta millennial. En las modestas y honestas casas de comida tradicionales como El Decano (Ponzano 45, Madrid), que tanto frecuento, el menú llega rico y muy picadito. La carne -solomillo de cerdo, lengua…- se desmorona con un golpe de tenedor, y el pollo y los trozos de cerdo en el arroz no abultan más que el dado de un tahúr moderno. Se podría comer sin dentadura puesto que todo llega con la consistencia de las húmedas obleas. Masticamos solo para ahornar el bocado de verduras y porque nuestra genética trae eso de mover las mandíbulas.

En muy pocos cocinados apreciamos asperezas o manifiestan dificultad para dominarlos en la boca. Son especie en extinción aquellos que aún se deleitan raspando el hueso con los dientes. Ya existen pocos “Titos y Fernandos” apurando el chuletón del restaurante Guetaria de los ochenta y noventa (Comandante Zorita, 8, Madrid) y disfrutando como el mejor postre la bola de grasa residual bien espolvoreada en pimienta. En pocos años hemos pasado de comer como visigodos a ser viajeros desarmados en el futuro de Star Trek, ingiriendo papillas. Hace décadas que dejamos de chascar los piñones con las muelas y casi todo se nos propone con la consistencia del tradicional plato de natillas.

Todo se deshace en la boca sin esfuerzo; boca que, sin embargo, permanece tan perjudicada como siempre. Que se lo pregunten a algunos dueños de decenas de chiscones de dentistas en red que ganan tanto dinero que tienen que sacarlo del país en sacos.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.