Reducir al Kraken

Pepe Nevado
Fotografía: Pepe Nevado

 “Una extraordinaria batalla de palabras crudísimas y tuits como truenos”. Así define un amigo norteamericano de Colorado el choque tremendo entre La Casa Blanca (Trump) y la prensa liberal norteamericana (The New York Times y Washington Post). La prensa siempre se las ha tenido tiesas con los diversos poderes aunque, singularmente, con el político. No existe democracia occidental en la que no se hayan dado atronadoras y muy singulares batallas de estas características. También en España. Los últimos años de gobierno de Felipe González, por ejemplo, fueron tremendos.

Pero la refriega de Trump y su grupo salvaje de colaboradores contra el grueso de medios norteamericanos parece destinada a marcar época, pues la prensa es la única barrera de poder que no cede ni vuelve la cara (a estas alturas ya partida) ante el obsceno ataque del inquilino de La Casa Blanca. No existe nadie que le haya hecho una crítica por pequeña que fuera que no haya sido rociado con su ponzoña. Y la práctica totalidad de quienes se le han enfrentado han terminado depuestos o han abandonado la pelea.

La gran prensa norteamericana no. A pesar de ser tildada por el carcamal endemoniado que preside USA como “el enemigo del pueblo” (palabras de dictador) y perseguida por él y los suyos como los negros en la Alabama del siglo XIX, no da un paso atrás, sino que persiste en la búsqueda de noticias que puedan ayudar algún día a tumbar al presidente que más daño hizo al gran país de George Washington.

 

Completamente desnudo

 

Porque no se recuerda en democracia alguna desde la Segunda Guerra Mundial hasta aquí a otro mandatario que se maneje como el maligno de Trump. A estas alturas de su mandato ha cometido tanto desafuero como para haber sido depuesto (también en Estados Unidos) varias docenas de veces. Paro ahí continúa amenazando a los demócratas (y al mundo democrático) como un matón desmelenado de película del oeste serie B.

Pero la prensa libre no humilla. Continúa buscando la más mínima fisura en el personaje para seguir dibujando el verdadero retrato del infame que desmembra Norteamérica y puede conducir  al mundo al disparadero.  El artículo de un alto funcionario norteamericano anónimo que publicó hace unos días The New York Times es bien expresivo de lo que en realidad viene sucediendo puertas adentro de La Casa Blanca y del gobierno norteamericano: un número indeterminado de funcionarios está tan escandalizado con lo que ve hacer al Presidente que ha decidido sabotear sus decisiones más abracadabrantes cuando puede. Sí, el Presidente Trump está completamente desnudo a estas alturas, pero solo la prensa norteamericana más decidida persiste en señalar sus vergüenzas todos los días sin faltar ninguno.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.