Aquarius: la migración que desgarra Europa

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

La agencia de noticias informaba el jueves último que el fin de semana el puerto de Valencia recibiría en sucesivos atraques escalonados en el tiempo a los más de 620 refugiados africanos que Italia se negó a acoger. Así expuesto, parecía tratarse de los habituales los barcos, barcazas y botes de desesperados que se echan al mar desde las costas africanas para alcanzar a Europa. Pero no era así, el Aquarius se ha convertido en símbolo de la división que también sufre la Unión Europea a causa de las migraciones.

Este episodio no es nuevo. El sur de Europa, a través de España, primero, y después llegando a todos los países mediterráneos, lleva un tercio de siglo recibiendo masivas migraciones de ilegales africanos y, más recientemente, de asiáticos que huyen de las guerras de Oriente Medio. La presión ha sido agobiante por momentos: centenares de cayucos en la primera década del presente siglo atestando las costas españolas, o las desbandadas de huidos hacia Italia, Grecia y Turquía que se producen cuando revienta Libia y explota Siria.

Estas migraciones de refugiados y desheredados, que despiertan grandes sentimientos solidarios y llaman a ayudar a los mejores ciudadanos de Europa, sin embargo, son recibidas por la mayoría como una amenaza (la pobreza da miedo) que capitaliza el bruto para hacer crecer entre los europeos la xenofobia que va trasformando nuestra conciencia en un muro. El populismo derechista, cuando no fascista, crece y se engalana con el manto emocional del nacionalismo.

El debate que genera el Aquarius nos desvela a la perfección casi todo: el nuevo gobierno de Italia cierra sus puertos a los desesperados reforzando así la posición de los países más feroces como Hungría, Eslovaquia o Polonia, e incendia la política alemana (Merkel a tortas con sus aliados históricos de Baviera y otros) Austria, Chequia, Francia… y, en general, de todos los países de Europa.

 

La inversión y la empresa

 

Porque lo cierto es que ni Europa ni cualquier otro poder en el mundo por enorme que sea tiene respuesta para las grandes avalanchas humanas. Y África y el oriente musulmán, que se despedaza en guerras, lo son. El ministro de Exteriores, Josep Borrell, ha alertado de lo que se nos viene encima en las primeras horas de su mandato: “O ayudamos a África a que se desarrolle, cree empresas y empleo masivo, o Europa no podrá soportar la presión de tanta hambre”.

Hace varios años que la diplomacia europea viaja a las grandes capitales africanas en la búsqueda de acuerdos con sus autoridades que ayuden a aminorar la invasión humana. Pero no basta con la ayuda humanitaria urgente o el parche de las sacrificadas oenegés. Es hora de la inversión y la empresa. El socorro de la ONU, a través de sus grandes agencias, o el Banco Mundial no basta, y menos aún la acción canalla del capitalismo depredador neocolonialista que aplican en el continente países como China y otros.

España recibe a las familias del Aquarius y los medios de comunicación pueden confundirnos al tratar con sensacionalismo este episodio, que también es el gesto del gobierno español para diferenciarse de las actuales autoridades italianas. Pero se trata solo de un barco. A diario llegan centenares de migrantes o refugiados a las costas europeas: casi 30.000 solo en España en el año 2017, el doble que 2016. Pero el problema principal no es el esfuerzo económico y humano que supone su acogida y encaminarles hacia su integración en nuestras naciones, sino el debate corrosivo que crece en Europa con la coartada de su llegada incesante. Quizás sea este el encargo más difícil que la historia reciente hace a Europa.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.