El final de la inocencia

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

El periodista que ha nacido a la profesión en medios digitales sabe intuitivamente que las noticias que pegan y llegan a ser trending topic sin mediar técnicas bastardas como las usadas por las tramas rusas, Cambridge Analítica o, sin salir de España, algunos de nuestros partidos y hasta empresas, son las que tocan la piel y alertan como el picotazo de una aguja o el aguijonazo sorpresivo del mosquito. Esas son las que petan, las que gustan a los editores y comerciales y también llaman la atención del enchufado, o no, a la red. Son noticias sensacionalistas normalmente que tienen que ver con la vida y azares del famoso o el notable y las desgracias espectaculares del pobre. También llegan emparentadas con el morbo, el escándalo y el escarnio. Suelen estar expuestas en el escaparate público durante unos cuantos días hasta que desaparecen de nuestro horizonte.

Pero algunas (solo un puñado) quedan revoloteando por tiempo indefinido cuando la canción de éxito las reverdece o una película se fija en ellas. Así, el “Luis (Bárcenas), sé fuerte” de Rajoy puede que sea objeto de comentario de profesores de historia a sus alumnos a final del presente siglo, y acaso “las cremas distraídas” por Cifuentes inspiren a un artista de tal manera que llegue a colocar su obra a mediados de siglo en el MoMa neoyorquino.

Algo de todo esto, pero acaso no lo más importante, tiene el episodio del chalet rústico de la pareja Iglesias/Montero o Montero/Iglesias. Es un espectáculo mediático y mucho más: la caída de la máscara o la revelación de la inocencia perdida, como se quiera, de una pareja que fue partícipe notable de un movimiento, el 15M, al que quisieron patrimonializar llevándolo a un partido llamado Podemos, con el que pretendían revolucionar al mundo hasta rescatarlo de las fauces del capital y su casta.

 

Más necesidad de ser que de permanecer

 

Qué poco tiempo ha durado esa revolución con su oropel de urbanos remangados de camisa y su retórica republicana. Casi tan poco como una llamarada de tuits, casi tan superficial como el arañazo que produce el arado romano a la corteza de la tierra.

¿Quiénes son en realidad estos jóvenes profesores universitarios tan rojísimos? Cuando corren tan pronto hasta la confortabilidad pequeño-burguesa del chalet con piscina, su tranquilidad y la zona de servicio a mano, es que tenían poco fondo de izquierdas; mayor capacidad para la demagogia y el escrache que ambición transformadora, y más necesidad de ser (notables) que permanecer (revolucionarios).

Es comprensible el alboroto que ha generado la adquisición de la nueva “Villa Meona” entre los suyos y sus votantes, porque hubo muchos que se creyeron la música del predicador cuando todo era una catástrofe de recortes y frustración. Ahora toca a todos dar una nueva pensada sobre qué es en realidad este grupo de profesores que llegó a encandilar a millones de personas. Porque de la exigencia a sus concejales hace tres años de que no pasaran de mileuristas (el resto de la mensualidad para el partido) a la compra de una vivienda de rico va un  trecho demasiado largo.

Cuando Miguel Boyer se enamoró perdidamente de Isabel Preysler y se separó de la doctora Arnedo -una de las mujeres más notables de la izquierda de las últimas décadas del pasado siglo- optó por ir a vivir junto a la star a un espectacular chalet en Puerta de Hierro (Madrid). Hubo mucho alboroto pues el ilustre Boyer había sido ministro importante en el gobierno de Felipe González. Pero el militante socialista y el grueso del electorado no confundieron al PSOE con el chalet. Aquello quedó en desagradable anécdota porque, al fin y al cabo, como dijo entonces uno de sus compañeros de gabinete: “Boyer venía con servicio completo en casa desde hacía cinco generaciones”. Iglesias y Montero nunca fueron ricos que sepamos.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Un comentario en “El final de la inocencia”

  1. Compartiendo tu opinión sobre esta ilustre “izquierda universitaria”, algunos añadimos que, además de perder su inocencia, han contribuido a engullir a lo que quedaba de aquella otra izquierda combativa contra la dictadura y luchadora en todos los frentes: políticos, sindicales, culturales, ciudadanos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.