A descansar el que pueda

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

El Presidente del Gobierno se va de vacaciones lanzando una proclama muy del gusto de los populares: España va bien, la economía crece que es un escándalo, y en cuanto a ese problema de Cataluña lo arreglaremos con la ayuda del PSOE y Ciudadanos. Y se queda como Dios en pantuflas. De lo malo no se habla porque el silencio es el mejor sepulturero de los problemas. Claro, como también es habitual, de su boca se desprendió un enigma: “Bueno, descansen … los que puedan”. ¿Se incluía él mismo en el lote de los que no pueden? ¿Pero cómo es posible que el Presidente de una España que va como un tiro no pueda disponer de unas semanas de asueto? ¿O fue quizás que se le escapó un leve pesar del subconsciente por esa grieta tan habitual en el perezoso exigido a trabajar en contra de su natural condición? En fin, dejémoslo aquí, pues en realidad todo es fingimiento y propaganda, y la exigencia de sus asesores para que los españoles no fuéramos de vacaciones con la imagen del Presidente declarando en un juzgado.

No obstante, en su intervención hay una verdad, una sola: la economía crece a toda mecha, y el anuncio de un enredo: cuando toque a rebato por la cuestión catalana, ya no habrá más que dos clases de ciudadanos: los españoles que estén con él y el resto, que serán separatistas o colaborarán con la segregación catalana.

Sobre el tirón de la economía, anotaré solo que el mérito del gobierno viene de una legislación laboral que deja al trabajador inerme frente a la empresa, sus intereses y humores, y que ha llevado la devaluación de nuestros activos hasta un nivel tan bajo que los fondos de inversión vuelan hasta las gangas españolas como la mosca al azúcar. Lo demás lo trae el momento internacional: tipos de interés por los suelos y combustibles baratos. Así, un empresariado perfectamente libre para buscar beneficios se dedica a ello a todo pulmón. Si, además, el miedo al entorno nos trae a un puñado de millones de turistas más de los previstos (y de lo recomendable en algunas zonas), miel sobre hojuelas.

La indicación del Presidente de que forzará la creación de un frente de los buenos (constitucionalistas, demócratas y españoles) para combatir la trinchera de los malos, anuncia que pretende atribuirse la victoria, de haberla, o endilgar la derrota, de haberla, a quienes no lo hayan acompañado como él pretendió. Recuerda bastante (aunque en diapasón menor) al comportamiento amenazador de Aznar con ocasión de la invadían de Irak: “O estás con la coalición surgida de las Azores o con el terrorismo de Sadam”

Al final -salvo sorpresas propias de estos tiempos- los partidos de la Constitución estarán contra la segregación de Cataluña, pero no pocos tendrán la misma sensación agria que admitieron los patriotas españoles que luchaban contra Napoleón a la órdenes del duque de Wellington.

PAULA NEVADO
Su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.