Solo nos queda Europa

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

Macron fascina y espanta Trump, pero ha sido Angela Merkel quien mejor ha captado el momento: “Norteamérica y el Reino Unido ya no son aliados fiables, los europeos nos las tenemos que arreglar solos”. Parece que el siglo XXI -tras la tormentosa crisis y el giro infernal de nuestro mundo hacia la desigualdad- comienza ahora. O al menos podía empezar para los europeos. Porque Norteamérica se desentiende voluntariamente del liderazgo del mundo que mantiene desde que concluyó la II Guerra Mundial, la dictadura china camina a su manera beneficiándose de los desencuentros del mundo, mientras que la Rusia de Putin es un permanente incordio aunque aún tolerable por fortuna. Hemos entrado en una nueva era política en gran conflicto como consecuencia de los desatinos de un presidente de Estados Unidos, que es puro esperpento, y el creciente cerramiento de los pueblos en sí mimos.

Así que de manera muy rápida Europa debe de tomar graves decisiones que condicionarán su futuro. Porque Estados Unidos se aferra al proteccionismo económico y amenaza con desentenderse, no ya con su compromiso de lucha contra el cambio climático, sino con la misma seguridad europea. Los chinos ya han advertido el flanco indefenso que la determinación de Trump deja en Europa y tratan de colar a través de él una de sus grandes exigencias: que Bruselas considere a sus empresas como si fueran entidades privadas y en competencia entre ellas. Es una de las condiciones que ponen para caminar junto a Europa en el combate de cambio climático. Y Rusia se alinea con Washington (quién lo diría, qué tramarán estos dos en sus delirios).

Europa ha de apechugar entre tanta malla de condicionantes. Su oportunidad política, no obstante, se presenta hoy más clara que hace solo uno o dos años sobre todo porque Reino Unidos y USA no incordiarán en el día a día comunitario con sus trabas, exigencias y vetos. Además, Alemania y Francia ya no tendrán excusa para liderar el continente.

En París, después de largos meses de penuria política, muerte y desgarros a causa del golpeo terrorista, se apareció la virgen en forma de Macron. El flamante presidente galo se presenta en el escenario político internacional haciendo suya la esperanza en ese planeta que desprecia todos los días Trump a golpe de tuit. Merkel -atacada Alemania en su auténtico corazón que no es otra cosa que su fenomenal comercio- no tiene otra opción que vestirse con la capa azul y estrellas de Europa para defender sus intereses.

Claro que fijar el rumbo y mover hasta alta mar con buena boga este viejo galeón que es Europa no es tarea fácil. Primero vendrán las disputas por el liderazgo -Merkel o Macron-, la deserción de numerosos países del Este tras muchas dudas y encontronazos y luego, convencer a la gran mayoría ciudadana, tan biempensante como burguesa, de que le toca realizar grandes sacrificios. ¿Estamos dispuestos a pagar la defensa que creemos necesitar?
¿Y a arriad las banderas nacionales en favor la europea?

A PAULA NEVADO, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes o el cine tienen aquí cabida cuando vengan traídas por el buen sentido y la oportunidad.

El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, y de miedo a casi todo.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por recetas que abandonan de inmediato porque ninguna tiene éxito.

En esta especie de equivocación colectiva en la que nos hemos embarcado, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso día a día con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.