Córdoba es Tucson

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

El observador perspicaz no duda que en pocos años gran parte de nuestro país será un territorio parecido a Tucson (Arizona): polvo, tormentas y camionetas ligeras que traga el horizonte.

Pero aquí nadie habla de esa mutación enorme, ni de qué manera necesitamos el agua y, menos aún, de cómo deberíamos administrarla en el futuro próximo. No parece inquietarnos demasiado el cambio climático o, mejor dicho, damos por descontado que nos alcanzará la sed y padeceremos las calamidades de las riadas. Da la impresión de que incorporamos el fatalismo de los desiertos a nuestro destino: entre el polvo moriremos.
Claro que nada de esto impide que sigamos gustosos el señuelo de la ilusoria recuperación económica que nos venden. Pues vuelve el empleo y se inicia el regreso de nuestros jóvenes emigrantes. España sacó la cabeza del túnel. En este clima de forzado optimismo los múltiples masters chefs, el tropel de turistas y las decenas de miles de medallas con que nos entorchamos ciegan nuestros ojos y nos hacen más bobalicones: vamos bien.

Pero en estas -cuando Rajoy se esfuerza para sacar el cuello y saludar a Trump en un pasillo, los eternos bailecitos del referéndum catalán no cesan y el goteo de dimisiones y encarcelamientos de militantes del PP por causa de la corrupción no cesa – se le escapa al Ministerio de Agricultura (y muchas encomiendas más) una encuesta enorme que nos viene a contar que el español se alimenta principalmente de humildes ensaladas verdes (lechuga y tomate), pizzas, pastas y lentejas. ¡Toma progreso! ¿De qué sirve entonces tanta insistencia en la dieta mediterránea equilibrada, esas permanentes caravanas de cocineros cantando las bondades de nuestra nueva cocina o los supermercados “inundados de fresco” y repletos de miles de enseñas?

Parece que solo atendemos al guiñol (escaparate) que disimula la engañifa de ese cambio y transformación cultural en la que nos creemos embarcados. Pero resulta que comemos, no ya como “cuando éramos pobres” sino bastante peor. Aunque no deberíamos dejarnos arrastrar por el tobogán tan resbaladizo como gustoso de la incredulidad y la sospecha, y dejar de creer en estos datos. Porque no es irreal que casi la cuarta parte de nuestra huerta se destina al cultivo de los mil verdes que terminan en ensaladas y que el consumo de tomate no deja de crecer; que a diario abren cientos de expenderías de pizzas y derivados y la importación de lentejas mexicanas no deja de crecer. Las grandes ciudades se pueblan de bicicletas que huelen a horno y queso, y los comercializadores de los quesos más grasos son todos ricos. Debemos de tomar nota de estos datos para que cuando sobrevenga el arreón de los lobbys contra los hidratos mortales, estemos preparados para no dar por buena su demagogia cósmica.

La batalla de las dos caras del hombre en la historia, una para lucirse, o cómo una amenaza la otra, se libra también en este vasto y apetitoso mundo de la alimentación. Hubo temporadas en que la historia permitió que asomara a la luz el rostro de cieno de los niños de Dikens, o que el mondongo de París se abriera con todo su hedor al hendir Zola la pluma de pavo en su tripa. Pero son más duraderas en el tiempo aquellas que trazan gruesos muros en la línea misma del malestar de los hombres. Ahora vivimos en una de ellas. Se dice que la mala alimentación desapareció de España (como se evaporó la miseria en la Argentina de los Kirchners). Pero no es así. Simplemente desconocemos casi todo lo que ocurre.

El hombre con más fuentes de información puestas a su disposición es, al tiempo, el más sorprendido por los datos cuando se le presentan ordenados y en su contexto, por ejemplo, en las urnas. ¿Quien había sospechado que la América profunda iba a llevar hasta la Casa Blanca a un personaje como Trump? Muy pocos. Bueno, pues la Córdoba actual cada día que pasa se parece más al áspero pasaje de “El llano en llamas”, de Juan Rulfo, que a la mítica Babilonia de los ríos. Pero no somos conscientes de ello. De la misma manera que no creemos que nos alimentamos de las harinas refinadas y los quesos con más grasa.

A PAULA NEVADO, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes o el cine tienen aquí cabida cuando vengan traídas por el buen sentido y la oportunidad.

El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, y de miedo a casi todo.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por recetas que abandonan de inmediato porque ninguna tiene éxito.

En esta especie de equivocación colectiva en la que nos hemos embarcado, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso día a día con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.