Silencio necesario

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

En numerosas ocasiones el silencio de las personas se interpreta como signo de prudencia o, acaso, se identifica con ese tiempo que nos otorgamos para reflexionar antes de responder u opinar. En otras se calla pues se asiente (el que calla otorga) y en no pocas circunstancias no se abre el pico porque no se sabemos qué decir.

En política el silencio se hace arte o desquicia. Aquí, en este país sumido en la crisis, el desgarro y la vocinglería del rupturismo, hace demasiados años que tenemos un Presidente dado a largos tiempos de mutismo (también silencios de plasma) interrumpidos por declaraciones episódicas y breves que aclaran bien poco: chascarrillos, tautologías y salidas al paso.

Pero el resto de nuestra clase política es lenguaraz de manera habitual hasta la reincorporación a este corro de Pedro Sánchez. El flamante secretario general del PSOE es persona de largos silencios entre torrentes de palabras. Ahora atraviesa uno de esos momentos. Desde la noche del domingo 21 de mayo hasta el momento que escribo este comentario, han pasado ocho días en los que no ha dicho ni mu. O sí , saludó el miércoles último a los trabajadores de Ferraz dándoles tranquilidad.

Pero, ¿calla por prudencia? ¿porque necesita reflexionar? ¿ quizás no sabe qué decir? Seguramente es un compendio de los tres supuestos. Se ha encontrado de bruces con la mayor responsabilidad de su vida: dar respuestas esperanzadoras a un partido hecho trizas, una izquierda desarbolada y espoleada por una suerte de comunismo populista y un país en carne viva por causa del desgarro que produce la secesión en marcha de Cataluña.

Más allá de talentos y propios arrestos, Sánchez tiene casi todo en la linde misma de lo imposible. Por ello habrá de ayudarse -acaso más allá de lo conveniente- con el escudo protector del silencio. Porque ningún muñeco roto -el PSOE lo es- echa a andar por más que se le rebobine la cuerda a conciencia, y el entripado catalán no se encarrila aunque se admita la plurinacionalidad de España. Debe acometer con urgencia una rehabilitación completa de ese hermoso pero desvencijado edificio decimonónico llamado PSOE, pues ya no valen los aseados arreglos de chapa y pintura. Un tiempo de reformas mientras el mundo alrededor no corre sino vuela y aquel que mira para atrás se convierte en estatua del sal sin remisión (reparemos en Susana Díaz).

El único que cree estar resistiendo en el último tiempo es Mariano Rajoy. Está seguro de que pasará a la historia con mayúsculas, pues sacó a España de “su crisis más espantosa” y mantiene contra la pared a esa derecha extrema que asusta a media Europa. Y para conseguir mayores galones, se apresta ahora a salvarnos del veneno separatista catalán. Si logra contenerlo dirá que la vieja política es el valor más seguro y se creerá futuro.

O sea, otro destinado a convertirse en estatua de sal.

A PAULA NEVADO, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes o el cine tienen aquí cabida cuando vengan traídas por el buen sentido y la oportunidad.

El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, y de miedo a casi todo.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por recetas que abandonan de inmediato porque ninguna tiene éxito.

En esta especie de equivocación colectiva en la que nos hemos embarcado, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso día a día con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.