El palidecer de la denuncia

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

La esperanza muere joven. Ahora no recuerdo el nombre del autor de la frase, pero viene al pelo para definir el paso por nuestro mundo presente de ese agitador famoso llamado Julian Assange, fundador de Wikileaks. La justicia sueca cierra la investigación que mantuvo abierta durante más de cinco años contra él por un caso de violación; así, supuestamente, podría abandonar el encierro en la embajada de Ecuador en Londres, que le mantiene a resguardo de ser detenido por la policía británica.

Pero no podrá salir, o no de momento. Él se queja y su exótico abogado Baltasar Garzón, también. Pero Scotland Yard  avisa de que pesa sobre él no haberse sentado ante la corte de Westminster cuando fue citado. Además, la justicia norteamericana vigila sus movimientos como si de una zona de lanzamiento de misiles norcoreanos se tratara. Así que el encierro del rubio australiano continúa.

Claro que lo más sustancioso de este asunto – con ser lacerante- no es el desarrollo de la peripecia de Assange, sino cómo se deshilacha en tan poco tiempo la denuncia global tan extraordinaria que significó Wikileaks. Desde su irrupción con la filtración de un reporte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Kenia, que hablada de 500 muertes y desapariciones de jóvenes, hasta la última de marzo pasado sobre los métodos de ciberespionaje atribuidos a la CIA, su  denuncia justiciera fue celebrada por el mejor periodismo independiente como un gran acicate para su redención, pues, de nuevo, hacia trastabillar a las naciones más poderosas con la fuerza de la verdad y la palabra. En concreto,  la denuncia de Chelsea Manning, que destripó las maneras de hacer de la diplomacia americana, hizo creer durante unas semanas que otro mundo era posible. Pero pronto una denuncia por violación contra el principal animador de estos papeles de la verdad consiguió hacer palidecer su cresta y le obligó a la humillación de tener que encerrarse en la legación diplomática de un país al mando del movimiento socialista bolivariano.

No obstante su declive – en parte debido a su excentricidad y arrogancia- las grandes denuncias en los últimos años no se detuvieron desde otros frentes: Falciani y su lista, el bombazo de de Snowden, que destripó el ciberespionaje mundial que realiza USA en todo el mundo, los Papeles de Panamá…  Pero su influencia y sensación han venido decayendo a pesar de la insistencia de la prensa más aguerrida. En gran medida y casi sin meditarlo, la sociedad se viene olvidando de todo, como se dejan pasar las cosas ya conocidas e imposibles de enmendar.

Hoy tropelías de parecida enjundia a las que inauguró Assange con gran escándalo, se vienen conociendo de manera ordinaria sin que se le preste una especial atención crítica. Sabemos, por ejemplo, que las grandes tecnológicas y otras multinacionales que diseñan nuestro futuro no pagan impuestos y no sucede gran cosa; como tampoco parece inquietar demasiado que los rusos desplieguen una diplomacia mentirosa y abusiva por medio de las redes, que influye en el color político de los gobiernos del mundo.

Sí, digerimos acontecimientos criminales fenomenales con la misma tranquilidad que la cabra del circo se come el periódico en el que el cronista local se hace eco del mal olor que sus fieras enjauladas dejan en la plaza.

A PAULA NEVADO, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo.

Artículos relacionados

Un comentario en “El palidecer de la denuncia”

  1. Pues si. Este es el mundo de nada aguanta 72 horas como protagonista y para ello generemos ruido hasta apagar lo que se entendía por música

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes o el cine tienen aquí cabida cuando vengan traídas por el buen sentido y la oportunidad.

El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, y de miedo a casi todo.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por recetas que abandonan de inmediato porque ninguna tiene éxito.

En esta especie de equivocación colectiva en la que nos hemos embarcado, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso día a día con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.