Congresos

www.elconfidencial.com
Fotografía: www.elconfidencial.com

Ahora llegó la temporada de congresos de los partidos políticos. Los plantean como grandes actos solemnes. Se celebran en lugares enormes y sus organizadores se esfuerzan para que impacte la simbología que les identifica.

Las primeras grandes asambleas políticas en democracia las trajeron los socialistas. Después del 28 Congreso (y medio) que repuso a Felipe González en la secretaría general del PSOE y hasta bien entrados los noventa, todos sus congresos fueron triunfales; deslumbraba la palabra y la democracia interna, se celebraban los éxitos propios como si fueran de España y se votaba a la búlgara.

Aznar los copió después, aunque realizó dos cambios significativos, uno, aparentemente inocuo, fue el cambio de color rojo al azul (neón, ironizaba entonces el mordaz Alfonso Guerra) y el otro, más hondo, consistió en que el señor del bigote se autoerigió en César del PP, al no entender demasiado bien qué significaba la estampa de Faraón que exhibía Felipe González entre los suyos desde hacía años.

Luego los congresos socialistas declinaron; la aparente fragilidad de Zapatero no encajaba bien con las músicas épicas que hilvanan esta clase de exhibiciones políticas. Entonces los congresos pasaron a celebrar victorias parciales y solazar a sus militantes con emociones concretas. El partido dejaba de pensar que lo era todo.

Pero el PP de Aznar y luego Rajoy continuaron con trompetas y pífanos, como si siempre celebraran la toma de Perejil. El pasado viernes se presentaron al país como los reyes de la unidad y liquidadores de la corrupción internas. Pero el globo se les agrietó en unos segundos: la primera sentencia sobre los «gurtélidos» venía con decenas de años de cárcel y la todopoderosa y muy soberbia Cospedal no fue apeada de la secretaría general por 25 votos. Claro que este partido insistirá en su paripé siempre que pise grandes escenarios, hasta que un día un grupo de amotinados apuñale políticamente al líder en una reunión de aparato.

El tiempo de los políticos hoy es de fuertes borrascas y embarradas retiradas. Fijémonos en el cónclave taurino que protagonizó Podemos el pasado fin de semana: en Carabanchel no existía memoria de duelo fratricida tan resonante. Los nuevos redentores de la izquierda española y “la patria” no se permitieron siquiera dos días para disfrutar de la victoria obtenida, en un tiempo mínimo llegaron al apuñalamiento masivo y, a pesar de la clara victoria de Pablo Iglesias, nada se cerró el domingo 12. A partir de hoy lunes la batalla continúa.

Resta aún la cita socialista. Estos son doctores en batallas internas, con árbitros o sin ellos. Hace unos meses lograron abrazar el espanto al expulsar a su secretario general tras doce horas ininterrumpidas de un combate, solo apto para sádicos y dramaturgos. Curados de espanto, puede que el constante escozor de alma modere sus competiciones de primavera. Claro que Pedro Sánchez aspira al desquite sobre todo. Es inimaginable que sus palabras suenen a las bendiciones con que Petrarca regalaba los oídos de Laura.

Artículos relacionados

Un comentario en “Congresos”

  1. Y sobre todo que siga la juerga de estos chicos con sus cosas y a sus sillas que el contribuyente paga obligadamente según las normas que ellos deciden y nada de x% voluntario en la renta como ingreso a lo ONG o la Iglesia Católica, no, obligado y punto no vaya a ser que la gente pase de x en el IRPF … benditos próceres

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.