La cerveza celta

Teresa Muñiz
Fotografía: Teresa Muñiz
Teresa Muñiz
Teresa Muñiz

El primer rayo de sol que asoma con la primavera es el dorado carbónico de la cerveza. Las birras huelen el calorcito cual animales hibernantes y lanzan sus grandes campañas promocionales a la manera de redes festivas para cazar nuevos consumidores. Llevamos muchos años siendo espectadores o partícipes de algo que parece un ritual. Estas ofensivas comerciales de primavera las arrancaban siempre las grandes multinacionales del lúpulo. La caterva de marcas que arrastra ese monstruo belga llamado Ab Invec (Águila, Becks…), Miller Coors (Fosters, Crispin…) o Heineken, (en España, Cruzcampo, esa cervecera mítica que sus dueños sevillanos y señoritos la soltaron solo por dinero).

El pisotón de posicionamiento en sus territorios fue tan inmenso que transmitían la sensación de que solo existían ellas. Su presencia llegó a ser tan abusiva que más parecían ofensivas militares. En Madrid, por ejemplo, la Mahou -que aguanta ofertas que parecen preparadas por el ángel negro más listo de los cielos, llamado Satanás- aparecía por todas las bocacalles de las plazas como si de un fantasma rubio, deseado e infinito se tratara.

Pero no, el pulso multinacional cervecero – aun siendo tan poderoso hoy como un Leviatán- no logró aplastar con sus musculosos tentáculos a todas las empresas cerveceras españolas. Ahí están Damm, Estrella de Galicia, Ambar y otras que persisten, resisten y se extienden por toda España. Y resulta milagroso que esto pueda estar sucediendo, porque en casi ningún sector económico, sea financiero o industrial, las empresas granilleras -casi siempre familiares- han resistido el empujón (y la atracción del puñado de plata ofrecido) de la globalización económica.

Los grandes lo intentan todo, incluso la homogeneización del gusto. La crisis económica, que martillea sobre todo al sur de Europa, ha volcado en los lineales de la gran distribución y los millares de colmados chinos ríos de hectólitros de cerveza blanca, generalmente holandesa, que parecían asegurar el arrasamiento de las marcas propias. Pero no va la cosa por ahí. Ganan por carácter, por la pura determinación de resistir y permanecer, porque lo hacen bien. Sus novedades las convierten con enorme rapidez en símbolos locales, en diferenciales positivos auténticos que sus libadores tradicionales y las nuevas capturas hacen suyos como elementos de diferencia y distinción.

En estas prácticas de claro éxito comercial vienen llamando la atención los gallegos de Estrella de Galicia desde hace algunos años. Se cuelan en el territorio Mahou por rendijas invisibles al ojo común ¿Cómo lo harán? Porque, prácticas comerciales inconfesables aparte, que las debe haber y haylas, (¡Cuántos locales existen en los que solo se bebe una marca de cerveza, una cola, un ron, un solo whisky!, mogollón), lo cierto es que los gallegos de Estrella, una empresa familiar más que centenaria y dicen que modélica en muchos aspectos, expeditiva y a destajo, destacan en los últimos tiempos imponiendo una cerveza que no es excepcional -como no lo son ninguna de las que aquí he citado- pero que se cuela, fresquita y suave, como un capricho curioso por las colenas nerviosas de los barrios más tradicionales de Madrid, al menos, y acaso otras viejas ciudades. Parece que su marketing y distribución estuvieran en manos del mejor comercial gallego, que es mucho decir, sabiendo como todos conocemos que el astronauta Neil Armstrong al pisar la luna lo primero que le asombró de su paisaje fue observar el paso cauto de un gallego vendiendo ojos por aquellos lares.

La empresa familiar tiene esas cosas. Como el perro pastor menudo arrea con mayor velocidad y tino al ganado, esta impone su estrategia y se despliega en el territorio. Frente a los pesados mastines que son las multinacionales –hechos más para luchar a muerte- estas se defienden como los guerrilleros. Conocen el terreno mejor que nadie y cuando pueden dan el golpe. Bar a bar, tienda por tienda; este mes un barrio, el que viene otro. Y si son gallegos los que van de descubierta…. Preguntemos a Amancio Ortega hasta donde le ayudan los hijos de Breogán a construir ese imperio llamado Inditex.

Teresa-Muñiz3-150x150TERESA MUÑIZ: “En numerosas ocasiones, paseando, asomada a una ventana u observando un objeto, nace en mi la necesidad de detener esa visión. Poseer esa imagen de una manera instantánea y veloz nada tiene que ver con mi trabajo pictórico, pero me sirve de referencia y confirmación de lo que en ese momento me interesa. Esta reflexión viene al caso porque, conversando con Pepe Nevado y celebrando nuestra colaboración tan fructífera que culminó con la publicación del libro Pan Soñado, se me ocurrió proponerle seguir caminando juntos pero en esta ocasión con fotografías. Aquí están”.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.