Se cata todo

Teresa Muñiz
Fotografía: Teresa Muñiz
Teresa Muñiz
Teresa Muñiz

Me hace gracia observar tantas catas de innumerables productos como menudean por las redes. Del me gusta/no me gusta y los comentarios benéficos o salvajes pasamos a la voz de los «expertos» que catan, prueban y pontifican sobre todo.

Estas experiencias se encaraman hasta periódicos digitales con estimable impacto en nichos de audiencia concretos. El penúltimo jurado del gusto y el sabor del que he tenido noticia pasea por Elconfidencialdigital, una web de información política que viene colgando vídeos de catas ciegas de «entendidos» en vinos, chocolates… y siempre quedan los últimos, o casi, los productos Hacendado, de Mercadona .

No me llama la atención que pueda haber intencionalidad en las demostraciones, ni siquiera me sorprende el resultado, pues está cantado que un chocolate de 1€ tendrá menor calidad y sabor más mediocre que otros de 6€, lo que me sorprende es la ingenuidad de los promotores de tales efectos.

¡Pues claro que el producto low cost elaborado es de peor calidad, sabor, textura o presentación que la mayoría! En lo único que ganan es en azúcares, grasas, agua… ¿Pero piensan que descalificándolo va a ser sustituido por otro de marca? Es prácticamente imposible: en el comercio alimentario manda el mercado; de la misma manera que en el arte es el dinero quien decide qué es lo bello y qué se compra, aquí es la pasta disponible en el bolsillo la que decide qué se compra.

Así que Promarca lo lleva crudo: o las marcas líderes y las segundas bajan precios (lo están haciendo) o cuando les toque hacer arqueo, comprobarán que han hecho un pan como unas tortas después de tanto esfuerzo empleado.

Ocurre aquí algo parecido que en el mundo de la crítica cultural y de arte: los críticos no influyen nada. Quien decide el valor de una obra (una escultura, un cuadro) es ese chino forrado que compra por puro capricho de manera aleatoria. De nada vale promover las magdalenas más sabrosas y ecológicas del mundo si Lidl te vende una bolsa de 18 unidades «deliciosas» a 1,10€.

Los mercados son tan poderosos y tozudos que resisten las legislaciones más restrictivas y logran desviar hasta los sumideros del olvido toda campaña de sensibilización en materia alimentaria que pueda inquietar su cuenta de resultados. Claro que otros (los gobiernos más poderosos y las organizaciones internacionales de gran influencia social) están aprendiendo su manera de operar y quieren replicarles con sus mismas armas: imposición y rudeza.

No pocos científicos, reconvertidos en ideólogos por grandes centros de influencia, han visto que la lucha contra el consumo de tabaco (todo un éxito) en el mundo puede (y debe) exportarse a otros frentes para extirpar funestos hábitos sociales y penosas ingestas en nuestra dieta. Puesto que las patologías cardiovasculares, determinados tipos de cánceres y la diabetes (la triada de la muerte en el presente) tienen demasiado que ver con el alto consumo de grasas, azúcares y ciertos hidratos, tratan de influir sobre los gobiernos de tal manera que algunos están armando legislaciones furibundas: prohibiciones radicales y mayores impuestos empiezan a ser debatidos en numerosos parlamentos.

Los mercados están alarmados, los grandes grupos multinacionales de alimentación y marcas tiemblan. La cuestión, no obstante, es que las autoridades y sus principales asesores empiezan a comportarse, abusivos e intolerantes, como los mercados vienen haciendo en las últimas décadas. Así pues, estamos en puertas de grandes luchas de titanes. La diferencia con precedentes encontronazos es que ahora no se batalla por una sociedad mejor, más libre y sana, sino por el poder absoluto para decidir qué comemos y cómo debemos disfrutar. Como los grandes ricos deciden en el mercado del arte.

Teresa-Muñiz3-150x150TERESA MUÑIZ: “En numerosas ocasiones, paseando, asomada a una ventana u observando un objeto, nace en mi la necesidad de detener esa visión. Poseer esa imagen de una manera instantánea y veloz nada tiene que ver con mi trabajo pictórico, pero me sirve de referencia y confirmación de lo que en ese momento me interesa. Esta reflexión viene al caso porque, conversando con Pepe Nevado y celebrando nuestra colaboración tan fructífera que culminó con la publicación del libro Pan Soñado, se me ocurrió proponerle seguir caminando juntos pero en esta ocasión con fotografías. Aquí están”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.