Coaligarse o Morir

Imagen tomada del diario El País
Imagen tomada del diario El País

Lo normal es que el PP y Ciudadanos formen gobierno con el apoyo o la abstención de otras fuerzas políticas parlamentarias. El PP es claramente el partido mayoritario en la Cámara y los nuevos tiempos de dialogo y pacto que predican los partidos ganadores deberían conducir a esta solución política. De no ser posible este acuerdo, se abriría paso un entendimiento PSOE-Podemos para formar gobierno con el apoyo de otras fuerzas parlamentarias de izquierdas y nacionalistas.

Pero en estos momentos pocos ven respuestas políticas de esta naturaleza pues los partidos emergentes, en especial, han madrugado para pintar rayas rojas y poner vetos. Ciudadanos se niega a pactar con el PP “como ya advirtieron”, y su líder Rivera endosa la responsabilidad de la gobernabilidad al PSOE con todo desparpajo. Las primeras palabras de Iglesias fueron para reclamar que es inexcusable y urgente la reforma de la Constitución para que dé cabida en ella a todas las naciones del estado español, pues así debe de arrancar el nuevo sistema político inaugurado el 20D.

No empezamos nada bien, a pesar de que tanto Rajoy como Sánchez se han manifestado prudentes. Si estuviéramos esperanzados deberíamos entender que los nuevos partidos aún no se han apeado del veloz caballo de la campaña que les indica que, aunque han conseguido mucho, aún no han ganado la guerra. Mas, si somos precavidos, es de ingenuos no pensar que continuarán de campaña hasta la consecución total de sus objetivos; o sea, que durante un tiempo no se comprometerán con eso que llamamos política de Estado y la solución de sus achaques diarios.

Sin embargo, lo que espera realmente el ciudadano, según el CIS, son acuerdos entre políticos decentes que palien la crueldad impuesta por otros políticos durante los últimos años: recortes sociales, desempleo, precariedad laboral y creciente desigualdad. Y pocas urgencias más. ¿Tan difícil son unos acuerdos de mínimos sobre estas materias? Parece que no.

De momento no se advierte predisposición a la transacción en ningún partido salvo, acaso, en el PSOE. Claro que muy pronto le espetarán que solo quiere tocar poder. Quien lo sabe. Lo único cierto es que en estos momentos es cuando se echa de menos la moderación de un Felipe González, el sentido de Estado de Adolfo Suárez o Alfonso Guerra o la mano izquierda de tácticos excepcionales como Fernando Abril o Rubalcaba.

Muy rápido comprobaremos la talla política de quienes pronto ocuparán sus escaños en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo, pues dirigir el país en el nuevo tiempo abierto es cosa de talento y sentido de la responsabilidad. ¿Sabrán sobreponerse a sus golpes de ambición y las épicas cabalgadas a lomos de la historia?

Artículos relacionados

Un comentario en “Coaligarse o Morir”

  1. Visto o visto y lo diga quien diga lo contrario, no hay más solución que ir a elecciones otra vez tras consatar que el PP con Rajoy no lgra la investidura y es masacrado en el ntento y el PSOE si existe vida inteligente constata que no hay posibilidad de formar gobierno y renuncia a ello para acortar plazos y no se mete en el jardin de intentarlo aceptando la imposibilidad de hacerlo
    Albert Rivera listo como pocos se pone en abstención y dice PSOE abstente y ya está y el PP llama a la responsabilidad ¿como él hizo en Andalucia? para que el PP con Rajoy gobierne y eso es UNA LEGISLATURA COMPLETA DEL PP porque con voto constructivo de censura el problema es la investidura, luego tres narices para votos de censura y si el PSOE se abstiene que devuelva los votos que pidió para otra cosa porque tras el lamentable ese de la Z y la ceja, sería la segunda gran estafa y muchos no hemos querido ni ver la lamentable lista del PSOE al menos en Madrid para poder votarle, pero si quiere ser el PASOK, adelante … y cada cual se suicida como quiere y hasta puede hacer de Papandreu algun histórico con «sentido de Estado».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.