Cataluña: El Día de la Marmota

Imagen de la película "El día de la marmota" (Atrapado en el tiempo)
Imagen de la película «El día de la marmota»

Retorna el problema catalán para darnos el verano. Ocurrió igual el estío pasado y el anterior y … Las grandes exhibiciones del nacionalismo separatista se programan para septiembre. Este año 2015, además de la Diada del día 11, han convocado elecciones el 27S. Dicen que son comicios decisivos, elecciones para ganar y marcharse de España muy pronto. «En pocos meses habrá una declaración unilateral de independencia», adelantan los heraldos de Mas y Junqueras.

El estresante -y escasamente homologado- independentismo catalán en cada uno de sus periódicos empellones sobre Madrid ha reivindicado similitudes con otros movimientos secesionistas. Desde Quebec a Mongolia ha echado mano de todo: de los Balcanes, los países bálticos y hasta ejemplos de África ha traído. Ahora busca semejanzas en «el bravo pueblo griego», y avanza por boca de Francesc Homs, consejero de la Presidencia de la Generalitat, que ignorará «la legalidad española si choca con el mandato democrático del pueblo de Cataluña». Algo parecido prometió Tsipras a sus electores y ya hemos visto como ha quedado su arrebato pomposo.

El socialista del PSC, Míquel Iceta, tiene razón cuando sugiere que las elecciones catalanas del 27S y el referéndum griego son gaseosa, pues no comprometen en nada a Bruselas y Madrid. Ni Tsipras puede modificar la opinión mayoritaria de la UE sobre cómo cree que esta debe de ayudar a su Estado, ni Mas puede aspirar a nada burlando la ley. Los sentimientos son importantes, y se deben de respetar, pero la ley lo es más. Los separatistas lo saben y apuran e insisten en el mantra de que España los ahoga al comportarse con ellos como «una troika». Hasta se han afanado en inventar el café con leche sin café ni leche, porque otra cosa no es el intentar presentar una lista electoral a unos comicios políticos sin que hubiera en ella políticos. Al final han tenido que resignarse y «manchar» la pureza nacionalista de aquella idea con la inclusión de políticos. Una excentricidad más surgida de la coyunda Convergencia/ERC que se queda!sin argumentos y razones pero, eso si, se mantiene repleta de banderas.

Artículos relacionados

Un comentario en “Cataluña: El Día de la Marmota”

  1. La claridad de ideas que mnaifiesta Pepe Nevado en este tema, es claro y transparente, no hay más, el resto son fuegos de artificio y calenturas de verano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.