También Rato

Rodrigo Rato.(www20minutos.com))
Fotografía: Rodrigo Rato.(www20minutos.com))
Rodrigo Rato.(www20minutos.com))
Rodrigo Rato.(www20minutos.com)

Todo lo importante que nos sucede en la vida llega en forma de comedia o tragedia, o tragicomedia. La detención durante unas horas de Rodrigo Rato, acusado de fraude fiscal, blanqueo y alzamiento de bienes, acabó siendo una tragedia para él, su familia, amigos y para el PP, y el show de Rodrigo para el público en general: para el que se quedó de piedra y para el que nada sorprendió, pues está curado de espanto. Rato llegó a ser la tarde del jueves 16 de abril un protagonista público de tanta solidez como lo fuera Pujol aquella tarde de agosto de 2014 al admitir públicamente que había ocultado al fisco una fortuna durante más de treinta años, o sea que había vivido casi media vida enfrentado a la decencia.

Los dos han escrito un párrafo en el cieno para la posteridad: la derecha de la transición y la restauración democrática resultó ser bien podrida. Pero no solo ella. Montoro tiene preparados, y bien amarrados por sus collares, a más de setecientos “regularizados fiscales” (qué maravilloso es nuestro idioma, tiene palabras piadosas para todo) dispuestos a ser soltados al ruedo público para que, de inmediato, la tertulia y el lavadero se encarguen de despedazarlos y, con sus despojos, pringar aún más a toda la España política y profesional. Si es cierto que han sido gentes de poder muy próximos a Rodrigo Rato quienes le han mostrado los barrotes de la cárcel, ¿quién salvará a aquellos que nada tienen que ver con el partido de la gaviota? Las crónicas periodísticas dan testimonio del pánico en el que viven los que se acogieron “de buena fe” a la amnistía fiscal del Gobierno. ¿Sacarán a la luz sus nombres? ¿Se conocerá el monto de pasta negra que hicieron blanca? La mayoría piensa ahora que Montoro les puso una trampa para osos y en ella están trincados.

Aunque a estas alturas ¿qué político, banquero o empresario relevantes y conocidos no ha sido salpicado por un tiro de barro? Pocos -salvo algunos dentro del PP y su estela- creen que el “y tú más” les salvará de nuevo de esta penúltima incuria. Harían bien en dejar estos episodios en manos de los jueces y pasar página política. El PP precisa de una nueva refundación, o una profunda renovación de banquillo. El resto de las fuerzas políticas lo han hecho. Reparemos sólo en el plantel contra el que aspira a competir Rajoy en las generales: Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera. La experiencia hoyada frente a jóvenes biografías ansiosas de construirse.

Artículos relacionados

Un comentario en “También Rato”

  1. O sea que las negociaciones del Majestico fueron sobre dónde y cómo colocas tú la pasta fuera, y hecha la joint venture teconologico financiera, los puros chorizos se instalaron a limpiar la corrupción. ¡¡¡Tela, Sra. Maruja y D. Pepe!!! Menos mal que el ADN era incompatible con lo de la corrupción que si no …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.