Viaje por América

Zapatero llega a Bolivia para «recuperar el abrazo» con Evo Morales.Agencia EFE
Fotografía: Zapatero llega a Bolivia para «recuperar el abrazo» con Evo Morales.Agencia EFE
Zapatero llega a Bolivia para «recuperar el abrazo» con Evo Morales.Agencia EFE
Zapatero llega a Bolivia para «recuperar el abrazo» con Evo Morales.Agencia EFE

Leyendo la prensa española de los últimos días se observa una activa presencia de líderes (o ex) socialistas por países de Latinoamérica. La atención que vienen recibiendo es tanta, que hasta al ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, le sobrevino un ataque de celos y tildó de desleal a Zapatero por no haber informado con antelación que iba ser recibido por Raúl Castro. El cabreo se entiende bien, sobre todo, porque nuestro ministro no ha conseguido aún ser recibido por el anciano Castro.

Más allá del incidente, lo cierto es que los socialistas, tan de capa caída aquí, mantienen una aceptación grande en América. Llegan a todos los Gobiernos y con todos hablan. La diferencia con el PP en este terreno es abismal. Desde Aznar (Fraga fue otra cosa, pues jugaba al dominó con Fidel Castro), que sólo hablaba con Bush y los pocos mandatarios derechistas del continente, nuestra derecha no levanta cabeza allí. El único país con el que mantienen hoy un entendimiento franco parece que es Panamá.

Y llama poderosamente la atención el atasco diplomático de nuestro Gobierno cuando diez de la docena de huevos que España ha puesto a madurar en el mundo se encuentran en las tierras que avistara Colón.

Nuestras empresas, a fuer de no obtener el apoyo necesario casi nunca, hace años que se lo montan por su cuenta, y sufren doblemente cuando errores diplomáticos garrafales deshacen sus avances conseguidos con enorme gasto y esfuerzo. Los ejemplos son numerosos.

Sí, la impecable figura de Pedro Sánchez atrae la atención de nuevo hacia el PSOE, en tanto que la escena de amor entre Zapatero y Evo Morales, cuando este le impone la Gran Cruz del Cóndor de los Andes, recuerda que eso de los bolivarianos no es sólo patrimonio de Podemos y otros demonios.

De la gira sudamericana socialista se cae Argentina. Aunque acaso todo se deba a que la señora presidenta Fernández de Kirchner no esté para visitar ni ser visitada. Otra vez la querida nación de las pampas y los tangos vive sumida en un quilombo de ruido, poder y corrupción.

Otra vez será.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.