Leche negra

Teresa Muñiz (acuarela s/ papel Fabriano. 0,22,5 X O,14,5 mts)
Fotografía: Teresa Muñiz (acuarela s/ papel Fabriano. 0,22,5 X O,14,5 mts)
Teresa Muñiz (acuarela s/ papel Fabriano. 0,22,5 X O,14,5 mts)
Teresa Muñiz (acuarela s/ papel Fabriano. 0,22,5 X O,14,5 mts)

Leche negra, así denominaba el que fuera consejero de agricultura de la Junta de Andalucía, Leocadio Marín, a la leche fuera de control, la que no estaba amparada por la cuota láctea asignada a un país o región. Me impresionó una calificación tan radical y mortuoria para el alimento más limpio y gustoso que conocía desde siempre. La leche recién ordeñada o tibia en un tazón empapada en sopas de pan, más tarde de galletas María, de bizcocho luego, con café, Cola Cao o Nesquik o amontonada de cereales es sinónimo de desayunos en España, hermana de la levantada quejumbrosa, la legaña, las carreras y la escuela.

¿Cómo el alimento más limpio, el que más se parece al calor de la protección y a la madre puede ser negro? Aquellas palabras de Leocadio se me clavaron en la memoria con la fuerza indeleble de la herradura incandescente para luego, en los largos últimos 20 años, en cada ocasión en que ganaderos y lactarias, consejeros del ramo, Bruselas y el sursum corda entraban en danza a causa de ella y sus mil azares, descolgarse de mi lengua: leche negra.

Estos últimos días, cuando el Consejo Nacional de la Competencia (CNMC) ha dado a conocer un informe demoledor sobre las prácticas tramposas de las más afamadas marcas de productos lácteos, proveedores de las diversas mercadonas y tantos más, de nuevo, reaparece en su más ponzoñosa versión aquella definición de un tipo de leche: leche negra. Porque gran parte de los pajaritos que llenan los lineales de nuestras tiendas (la lista es larga ) vienen pactando al menos desde 2004 los precios de la leche, se han puesto de acuerdo en cómo gestionar los excedentes y presionado a los ganaderos de las más diversas formas para obtener siempre mayor beneficio. Por tales prácticas, la CNMC les ha cascado una multa de 88 millones de euros en su conjunto, que se eleva a 23,2 millones para Danone, la más alta, y es de poco más de cincuenta y tres mil para Central Lechera de Galicia, la más baja.

Así que todo ese baile de años: Toñi que esta leche parece suero, ¿Has visto qué el litro de leche está más barato que una lata de Coca Cola?… Tenía una causa bien concreta llamada cártel (Convenio entre varias empresas similares para evitar la mutua competencia, según el Julio Casares). Ahora los ganaderos se felicitan y vocean «¡El dinero de las multas es para nosotros, que nos robaron!». La gran distribución se asombra de que haya ocurrido, aunque solo sea una vez, que no se le culpe de nada (aunque algunos lo intentan) y la ministra Tejerina hace pucheros preocupada por los efectos que la multa puede tener para viabilidad de esta industria y su impacto sobre los ganaderos.

¿Apiadarnos de Danone, Nestlé, Puleva, Pascual, Senoble por la multa?. Definitivamente en este país, a pesar de tanto como llueve, no cala eso de quien la hace la paga de acuerdo con la ley, de que el mal empresario, quiebra y de que la tienda que cerró por sus malas prácticas otro emprendedor la abrirá con mayor brío y acaso corazón y cabeza. Nada puede amparar al fraude porque de lo contrario el cártel se reproducirá de inmediato con mayores cautelas y más virulento, porque la búsqueda (o mantenimiento de mercados), la conquista del margen y el crecimiento indefinido, que está en el adn del empresario, hay que vigilarlos para que nunca lleguen a desbocarse.

Termino a las ocho de la mañana esta nota. Ahora que se le ha dado un buen tantarantán a las malas prácticas de un sector que debió ser más noble, voy como más conforme hasta el frigorífico. Aunque la leche que tomo también está tocada por el engaño, es de la Asturiana, me da como más confianza hoy. Porque aunque nunca más volveré a tomar la leche a vasos llenos que bebí de niño, sí recuerdo como el pastor llamado Azahares ordeñaba aquellas cabras medianitas y quinéticas a la caída de la tarde y cómo sobre mi manchado bigotito de nata mi madre hacía dibujitos que yo miraba en el espejo del armario. Eso ya no ocurrirá jamás, pero soñar es gratis, como no tiene coste alguno suponer que estas multas millonarias a tantas empresas lecheras es una noticia tan fabulosa que también parece un sueño.

Recientemente se ha publicado Pan Soñado, el libro de Pepe Nevado y Teresa Muñiz que reúne más de cincuenta artículos del periodista y otras tantas pinturas de la artista publicados en este blog desde que comenzaran su colaboración hace ya dos años.  La primera edición de Pan Soñado se acompaña de un disco grabado en exclusiva porTangoror

Para INFORMACIÓN y COMPRA del libro pulse aquí

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.