Crisis, adiós

Jens Weidmann, presidente del Deutsche Bundesbank
Fotografía: Jens Weidmann, presidente del Deutsche Bundesbank
Jens Weidmann, presidente del Deutsche Bundesbank
Jens Weidmann, presidente del Deutsche Bundesbank

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, afirmaba en una entrevista publicada el pasado sábado en el diario El País que «las propuestas económicas de Podemos amenazan a la economía». Y aventuraba datos sobre la peste que caería sobre España si los chicos de la coleta mandasen. Claro que el señor Weidmann nunca ha reparado (¡faltaría más!) en que han sido las políticas económicas inspiradas e impuestas por la institución que preside las que más han contribuido a la actual devastación de los países del sur de Europa. Su fundamentalismo le impide rectificar lo más mínimo. Como cantan los católicos de su dios, él también parece ser «la verdad y la vida». Ayer fueron los moribundos socialdemócratas quienes fueron apartados de la toma de decisiones políticas y económicas de Europa, y mañana caerán como alcatraces sobre la nueva izquierda que surge entre los cascotes de este derrumbe económico y social que son los países como España.

En este contexto, nuestro presidente Rajoy pronuncia otra frase igualmente determinante: «La crisis ya es historia». Y a todos se nos remueve el cuerpo. La inmensa mayoría no le cree y olvida el mensaje de inmediato; mas, a otros muchos otros les duele como un bofetón, es una befa innoble, una burla. Aunque no deberíamos ser muy duros con el burócrata Rajoy. En realidad no puede decir más que frases parecidas a ésta. Él y su gobierno -unas piezas más del conservadurismo europeo que baila con música alemana- empeñaron todos sus activos políticos en la recuperación económica obviando todo lo demás: sanidad, educación, ayuda social, investigación, cultura… Y ahora no pueden salir de esa partitura.

Su horizonte no es otro que un cuadro macroeconómico que anote dos cifras mágicas: crecimiento del 2% y creación de miles de empleos. Con ello les basta; ese es su triunfo que tratarán de convertirlo en el de España. Y es muy probable que lo consigan. En realidad la devaluación de nuestros activos económicos y laborales es tan enorme que somos muy baratos. Comprar Europa a precio de África y contratar a buenos trabajadores con salarios de país emergente es muy rentable. Sí, la inversión -sobre todo inmobiliaria- crece y el empleo -casi todo precario- aparece de nuevo. Rajoy lo ha visto pronto: crisis, good bye.

Artículos relacionados

Un comentario en “Crisis, adiós”

  1. Y en 2016, y para muchos algunos, lo de REMEMBER FUJIMORI será una posibilidad, ¿o es gratis lo ocurrido sobre prácticas expoliadoras de los recursos públicos realizadas por esos muchos algunos y sean de donde sean? y de lo otro cuentan los antiguos no desmemoriados que en ningún sitio los ex nazis – hasta ayer por supuesto que nunca lo fueron – se sintieron más tranquilos que en el Bundesbank y nadie puso nunca tantos palos en las ruedas a las políticas pro europeas de los cancilleres alemanes, Khol incluido por supuesto, que desde ese sitio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.