¿Socialismo, Para Qué?

Los líderes socialistas (de izq a dcha): Matteo Renzi (It),Pedro Sanchez (Esp) y Manuel Valls (Fr). Bologna, septiembre 2014. AFP PHOTO/ VINCENZO PINTO
Los líderes socialistas (de izq a dcha): Matteo Renzi (It), Pedro Sanchez (Esp) y Manuel Valls (Fr). Bolonia, septiembre 2014. AFP PHOTO/ VINCENZO PINTO

En un cuento de Italo Calvino, creo recordar, un partisano comunista pasa junto al cura del pueblo, que es su amigo, y le espeta: «Padre, deje de creer en dios, ¿no se ha enterado que ha muerto?» y el cura le responde: «Tráeme a ese dios que yo le reviviré». Me viene a la memoria este diálogo al leer unas declaraciones del primer ministro socialista (?) francés, Manuel Valls, en las que apuesta por el abandono del término socialista de la imaginería y el ideario de la socialdemocracia porque «hay que acabar con la izquierda anticuada».

Cree este político que la izquierda crecerá si se desprende de aquello que le identifica con su historia. Y cualquier persona sensata, que no esté dentro de esa noria cada día más seca de ideas, pasión política y compromiso con los débiles que es la socialdemocracia europea, pensará que aquello que deberían hacer los hijos de la rosa es justamente lo contrario: revitalizar el socialismo como el cura siciliano reclamó hacer con su dios moribundo.

Sostiene Tony Judt -casi el único pensador socialdemócrata al que aún respeta este mundo codicioso- que la derecha sin adjetivos, o sea la clásica, la dura, derrotó al comunismo soviético con el hacha implacable de sus añejas ideas y que, con esas mismas armas, encañona desde hace años al socialismo democrático advirtiéndole: «O te rindes o te entierro». No pocos socialistas están por rendirse, o ya lo han hecho. Valls parece ser uno de ellos. ¿Y los españoles?.

Aquí estos debates incomodan. De momento, nada ha dicho Pedro Sánchez, pero ha habido adelantados que rechazan el achatarramiento del término socialista, al tiempo que proclaman bien alto que en los genes del PSOE habita un reformismo permanente, una adaptabilidad a los tiempos o «ponerse al día», como dice la líder andaluza, Susana Díaz, inquebrantable. Claro que Judt no se queda aquí. Como estudioso y pensador comprometido que fue, dejó escrito que quizás la única posibilidad que tiene la socialdemocracia hoy para sobrevivir es defender, con el mismo ardor que hizo la derecha con las suyas, sus viejas ideas de justicia, igualdad y solidaridad junto con la determinación de fortificar los estados con el músculo suficiente como para que sus instituciones sean capaces de hacer cumplir aquello que votan los ciudadanos.

Pero todo parece indicar que los antiguos partidos socialistas están muy agotados como para poder emprender una batalla de largo aliento y resultado incierto. Claro que otros lo intentarán de cualquier forma porque, con o sin socialistas, las preguntas siguen siendo las mismas y las respuestas nunca llegan.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.