Mentar la Bicha

Rajoy durante su entrevista para Bloomberg (Nueva York)
Fotografía: Rajoy durante su entrevista para Bloomberg (Nueva York)
Rajoy durante su entrevista para Bloomberg (Nueva York)
Rajoy durante su entrevista para Bloomberg (Nueva York)

Rajoy debió de salir de la entrevista en la cadena Bloomberg con la furia de una pantera alanceada. Solo una emoción de esta magnitud pudo provocar que su cohorte de comunicación pidiera a la televisión neoyorquina que suprimiste las preguntas y respuestas sobre el caso Bárcenas. Porque hace falta estar desnortados para realizar una súplica de este tenor a un medio de comunicación liberal norteamericano. Ese tipo de peticiones son traducidas en la pituitaria del periodista serio con la palabra censura. Y aunque en España muchas vallas de esta categoría se salten con normalidad, en USA parece que no es muy usual. En la capital donde el cielo juega con el cemento todavía existen editores que dicen, no a las peticiones de silenciamiento «por razones de integridad periodística».

Pero el error del equipo de Rajoy en Nueva York (¿que tendrá esa ciudad que a tantos de nuestros políticos atolondra?) no se quedó en este episodio bochornoso. En realidad empezó cuando decidieron llevar al presidente a grandes medios de comunicación internacionales especializados en economía al objeto de que se prodigara en contar que España está saliendo de la crisis o «que Rajoy ha salvado España», como refirió la vicepresidenta Sáenz de Santamaría el viernes pasado. Es un error porque la credibilidad de nuestro gobierno, y en especial la del presidente, es casi nula en el mundo. Las fuentes oficiales españolas prácticamente no cuentan a la hora de elaborar un relato sobre la España en crisis. Y la organizaciones internacionales, tanto públicas como privadas (y no digamos los periodistas) le dan mil vueltas a las notas oficiales antes de tenerlas por buenas. El mal de nuestro descrédito -que mancha luego a lo que llamamos Marca España y ciega a buena parte de nuestra prensa, tan seguidista, como fuente de información cierta para el mundo- llega tan lejos que son nuestras principales multinacionales, los deportistas de elite y esa legión de cocineros los que nos defienden del descrédito en el globo.

El sonoro traspiés televisivo pudiera tener una cara «b» más amable si Rajoy sacara como conclusión que el caso Bárcenas es un escándalo que ha cruzado el Atlántico (¿»dimitiría usted si se concluyera que realizó campañas electorales con financiación ilegal?», preguntó la periodista) y que de poco vale tenerlo embridado con la salmodia de «ya dije todo lo que tenía que decir sobre el caso el 1 de agosto». Ni basta con que la prensa escamotee lo más escabroso del caso ni que, al cabo, los jueces puedan concluir que todo ocurrió hace demasiado tiempo y tan grave no fue, si no que te crean aquí y fuera. Escalar ese Himalaya, sospecho, que ni siquiera se está pensando.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.