Sordina Clamorosa

Artur Mas y Oriol Junquera. Pedro Madueño
Fotografía: Artur Mas y Oriol Junquera. Pedro Madueño
Artur Mas y Oriol Junquera. Pedro Madueño
Artur Mas y Oriol Junquera. Pedro Madueño

Rajoy es muy dado a poner sordina a todo aquello que no le gusta o molesta. Normalmente llega a conseguirlo. Es un maestro de los silencios y los mutis por el foro. Sostiene con tesón que si los suyos no hablan de lo que no les interesa: desempleo, recesión, recortes, Bárcenas… limitan de manera muy notable el efecto demoledor que estas catástrofes tienen sobre su gobierno y el PP.

En este claustro románico para el silencio y el olvido también ha metido a Cataluña y su declarada marcha hacia la independencia. Ha decidido -como en el caso Bárcenas – que lo de Cataluña no es un problema político sino exclusivamente judicial. Serán los tribunales, cuando toque, los que decidirán sobre la legalidad o no de los pasos hacia la secesión iniciados por el independentismo catalán. Por ello se afana en dotar a Cataluña de una fiscalía rocosa en cuanto a la españolidad y en la promoción hacia la presidencia del Tribunal Constitucional de un proclamado centralista.

Los curioso, no obstante, es que el frente independentista (que crece día a día) lo sabe y no parece disgustarle la fórmula. En primer lugar, porque le está dejando todo el campo libre: nadie achica espacios. Y también porque no hay una voz sensata que diga a los catalanes en sus casas y centros de trabajo ¡adónde vais!. Sólo se habla del único camino: el que les lleva a la independencia.

Hace tan sólo un año muchos creían que la independencia de Cataluña era más una quimera que una posible realidad. Hoy ya no son tantos. Y pronto los raros serán quienes duden de que una Cataluña independiente es posible. Más, y sobre todo los líderes de ERC más inteligentes desde la República, están haciendo bien sus deberes. De momento, están a punto de zamparse al PSC, el partido que estabilizó durante décadas las relaciones ente Cataluña y Madrid, al tiempo que una estrategia finamente diseñada para hacer posible las condiciones reales de la secesión, se va cumpliendo paso a paso.

En 2014 la tensión Madrid-Barcelona llegará a asustar si Rajoy no sale de su particular cartuja. Porque los esfuerzos, aunque muy meritorios, de los socialistas y el centrismo posibilista por buscar una respuesta federal que evite el choque de poco pueden servir ya.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.