Esqueletos al Aire

El presidente Mariano Rajoy en su escaño
Fotografía: El presidente Mariano Rajoy en su escaño
El presidente Mariano Rajoy en su escaño
El presidente Mariano Rajoy en su escaño

¿Pero cómo ha permitido Rajoy que Bárcenas llegue hasta la Audiencia Nacional repleto de carpetas tan comprometedoras para él y su partido?. ¿No ha tenido tiempo en cuatro años para arreglar lo que tuviera que arreglar e impedir tamaño desnudo político?. ¿Tantas desavenencias se dan en la casa popular que le impiden actuar?. El periodista, el empresario, el observador ordinario de la cosa pública se hace éstas y parecidas preguntas cuando, perplejo, observa cómo de la lengua de Bárcenas y sus apuntes como balas aflora un cementerio de cadáveres oculto por el PP.

Toda la vida de este partido operando con una caja «b»; desde siempre sus máximos responsables repartiendo la masita en función del rango y los puntuales sobreesfuerzos. Campañas electorales abrasadoras gracias a los fajos anónimos y una legión de empresarios donantes siempre dispuestos.

El horror que produce contemplar esta estampa es tremendo. Parece un cuadro de El Bosco dedicado a los políticos. Uno puede imaginar muy bien las imprecaciones de ese empresario que casi nunca pudo contratar con las administraciones públicas. Ahora se explica algunas cosas. Y también es evidente la conclusión a la que estará llegando el ciudadano: no a estos políticos. Es probable que al decantar este episodio hediondo opine de ellos igual que de los villanos.

Todo indica que se agota la hégira política que arranca cuando Franco trastabilla y el príncipe Juan Carlos inicia la apertura hasta la democracia. El sistema parece que no para más. O dicho de otra forma: podría no soportar que se abriera otro cuerpo de armario popular, o de otra instancia del Estado de parecida sensibilidad. El dinero y la vileza se apoderan también de este país como la yedra salvaje trepa por el tronco del viejo aliso de rivera. Sólo faltaría que el poder de los jueces también entrara en el baile del «juego de tronos» que tanto divierte a los hombres de poder. Confiemos en que no sea así.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.