Aznar se Defiende

Aznar durante su entrevista en Antena 3 el pasado 22 de mayo
Fotografía: Aznar durante su entrevista en Antena 3 el pasado 22 de mayo

 

Aznar durante su entrevista en Antena 3 el pasado 22 de mayo
Aznar durante su entrevista en Antena 3 el pasado 22 de mayo

Esta semana ha reaparecido Aznar. Estelar como siempre. Envuelto en una música dodecafónica que crece entre los violines y el trueno. Rodeado de galantes preguntadores y atenido a un guión prendido a fuego en su memoria. Enjuto, serio, decidido… y nada más. El Aznar de la noche de Antena3 era un hombre distinto al conocido de sobra. Un Aznar a la defensiva. Revistió su cabreo o su ira o su desprecio de ataques a Rajoy y su acción de gobierno, cuando lo que realmente pedía al presidente es que dejara en paz a sus negocios e influencias, a su señora en la alcaldía de Madrid y a su yerno en sus chanchullos. ¡Y ni un recorte más al presupuesto de la Faes!: su poltrona, su refugio, su factoría de papeles incendiarios, su tarjeta de influencias.

Porque sabe que Rajoy le busca las vueltas desde hace tiempo, porque policías y fiscales husmean sus rastros en los lodazales de la Gürtel y otros, porque sus incondicionales han sido desalojados de Génova o se desinflan entre pufos y otros conflictos, porque es consciente de que sin influir en España gana menos fuera.

Este Aznar -a diferencia de lo que aprecian tantos- ya no asusta, ya no aspira a los antiguos laureles del poder político, solo quiere mantener intacto su reconocimiento, entrar sin llamar en los despachos del poder popular y vicarios para dejar allí consejos, recados o exigencias sobre asuntos de su interés, como todo gran lobbista que se precie.

Claro que las abrasivas emanaciones de este ego desencajado parece vadearlas bien el silente Rajoy. Ni se da por enterado del pantallazo, ni se apea de la burra. Pero ha lanzado al PP contra él por primera vez. No hay contemplación con el presidente de honor, como sí hubiera respeto para el presidente fundador, Manuel Fraga. Aznar pudiera estar pensando que quizás fue demasiado lejos en su acometida política («bajaría los impuestos ahora», dijo). Quizás por ello su gente de Faes filtrara el jueves 23 que ha sido fichado por el bufete de abogados mayor del mundo. Norteamericano, claro.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.