Los Correos

Iñaki Urdangarin y Jaume Matas
Fotografía: Iñaki Urdangarin y Jaume Matas

 

Iñaki Urdangarin y Jaume Matas
Iñaki Urdangarin y Jaume Matas. EFE

¿Quién se atrevería a defender públicamente a Urdangarin?. Nadie que no fuera un loco o un provocador. ¿Quién haría lo propio con el rey?. Muy pocos, acaso su guardia pretoriana y el amplio abanico de devocionarios. ¿Qué ha pasado?. Una compuerta abierta permite el fluir libre de numerosos hedores aprisionados. El único yerno útil que le quedaba al rey se ha revelado como un auténtico fresco. Acompañado de un socio preparadísimo para el timo moderno, un profesor de ESADE, fue pegando sablazos a todo el que pudo llevando por delante la poderosísima arma de ser quien era: yerno del rey, familia real.

Son miles los españoles que al tocarse la conciencia y preguntarse como habrían actuado de haber sido Matas o Rita Barberá, se responden que igual que los políticos populares, es decir, aprobarle el proyecto que trajera el aristócrata sin más preguntas, sin mirar, atendiendo solo con el ojo a ese lugar exacto donde estampar la firma. Porque lo pedía un miembro de la Casa, porque sería un honor compartir motivos con él, porque ayudaría al brillo y oropel de su institución periférica. Ese era el poder de Urdangarin y el pie cojo del político.

Ahora, cuando el río de informes policiales, interrogatorios y pruebas se embalsa en un juzgado de Palma de Mallorca, vuelan correos electrónicos lanzados como saetas ardientes contra el rey y su familia tratando de que la Casa quede atrapada, que parezca que fue la Zarzuela el nido de la serpiente, el cuartel general del sablazo. Los arqueros de semejantes recados, las palomas mensajeras negras que se posan en los alféizares de las redacciones son, sin embargo, soldados a la defensiva, la penúltima pataleta del profesor butronero y de esos políticos complacientes ayunos de todo valor.

Ahora quieren esquivar sus malas danzas culpando a un rey -en su peor momento- de las afanadas del yerno y compañía. Quienes con genuflexa facilidad y prodigalidad atendieron las pretensiones del duque garfiña y prepararon la maquinaria para los esquilmes, pretenden salvarse embarrando a un tercero majestuoso.

Deberían conocer: uno, que el juez y el fiscal que llevan el caso carecen del defecto de la tontería y, dos,  que por más que aspavienten, unos soltaron la pasta, muy cortitos de papeles y vergüenza, y el otro se lo llevó igual de calentito que el duque sin calle. Además, se sabe que fueron varias las autoridades políticas que le dieron calabazas cuando se les acercó el elegante exdeportista con trinos de grandes eventos. Así pues, ni todos los políticos son iguales, ni todos los economistas rateros. Solo algunos. Ellos lo parecen.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.