Justicia Revuelta

La Justicia está rara. O mejor dicho, los jueces tienen comportamientos extraños los últimos tiempos. No me refiero a sus instrucciones, autos o sentencias sujetas con frecuencia a la polémica. Hablo de su actitud y opiniones ante los asuntos públicos relevantes y aquellos otros que les afectan por su condición de servidores públicos como funcionarios.  

Estábamos en tiempos de Zapatero cuando comenzaron a llamar la atención con insistente alboroto de togas. La mayoría pensamos entonces que era  la mera presencia al frente del Gobierno lo que los embroncaba. Entonces Zapatero era principio y causa de todo mal.  Pero el presidente leonés ya no está, vive (¿vive?) clandestino y, sin embargo, los jueces siguen creciendo en desazón y protesta.

En el comienzo de todo parece que está la cuestión económica, los recortes salariales, la poda de días de holganza, etc. También se cree que el juez, fiscal o secretario joven ya no se ve como autoridad del Estado sino como un asalariado más, o sea, un puto funcionario. Sin embargo, no son estos  asuntos los que reflejan en sus pancartas. Se apuntan a las «causas justas» como los desahucios o las tasas disparatadas de Gallardón. Incluso hacen pinitos discursivos sobre atracos como Bankia o el engaño masivo de las preferentes.

 Su presencia es tan novísima y sorprendente que incluso la prensa y las redes sociales los embarcan en la nómina de descontentos y luchadores contra los males de la patria. ¿ Pero quiénes son estos hombres y mujeres, de dónde salen?. Pues todos son personas de orden, respetados en sus ámbitos respectivos y algunos de ellos jueces decanos de Audiencias  y magistrados del Supremo. Los más destacados en la protesta son tan conservadores que incluso han abandonado la muy conservadora Asociación Profesional de la Magistratura «por condescendiente». Van por libre dando soflamas populistas y defendiendo reformas que les otorguen el poder «que siempre tuvieron» en la judicatura. No quieren a Gallardón porque sospechan que pretende reservarse el gobierno de los jueces para sí y el Parlamento,  y eso se llama «politizar la justicia».

En esas estamos. Pulsos por el salario, el poder y el control de la maquinaria de la Justicia. Ah, los miembros de Justicia Democrática se emplean tal cual un sindicato de izquierdas e influencias.

Artículos relacionados

Un comentario en “Justicia Revuelta”

  1. Interesante análisis. Pero permíteme una puntualización adicional.

    ¿Qué clase de JUSTICIA se puede esperar de un colectivo que traiciona sus deberes para con el ciudadano y la Constitución que prometieron respetar y hacer cumplir? En este país, en estado de derribo, los jueces pueden hacer de COOPERADORES NECESARIOS de los ladrones en nombre de un repugnante corporativismo.
    !!Qué ascooooooooooooooooooooo!

    http://prostivaricacion.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.