El Fango

Mas y Rajoy
Fotografía: Mas y Rajoy
Mas y Rajoy
Mas y Rajoy

Está claro que los partidos políticos van a lo suyo: cazar votos a cualquier precio sin importarles las consecuencias. El espectáculo al que hemos asistido los últimos días en la campaña catalana es de libro. Cuando la decisión política de la primera fuerza catalana, CiU, es abrir este territorio hacia la independencia de España ni más ni menos, es decir, algo muy serio, la respuesta que obtiene del gobierno es un duelo en la charca, una batalla obscena en los fangos de la corrupción.

Un informe sin firma tremendo, aunque sí de autoría policial, lanzado por el periódico que mejor se ha movido siempre en las sentinas de los aparatos del Estado, ha sido el detonante de que la campaña se haya corrido sobre el hedor resbaladizo de los purines. El informe fantasma, que pone en duda la honorabilidad del presidente y candidato, Arturo Mas, y quiere abrasar la memoria de la familia de Jordi Pujol, se pone en circulación en plena campaña electoral y trae todas las trazas de ser alentado por el partido del gobierno pues sus conclusiones son ampliamente ventiladas por algunos de sus ministros. A partir de aquí las preguntas y las sospechas se amontonan: ¿debe un gobierno subirse en el caballo de la sospecha del adversario para arañar votos?, ¿su función institucional no debería ser la de dar las instrucciones precisas para que fisco, policía, servicios secretos, etc se pongan al servicio del juez hasta llegar al final de los hechos presuntamente delictivos y luego hacerlos públicos?, ¿ de verdad cree que un Estado puede detener la fiebre independentista aprovechándose de estos métodos?.

Nadie sabe en qué medida complicará este episodio repugnante la marcha catalana hacia la secesión pero es seguro que muchos tibios se habrán puesto del lado de Mas los últimos días y otros tantos acabarán traídos a las orillas populares. Es claro que el partido del gobierno quiere votos catalanes como sea y ahora por dos razones: para superar al PSC y para aventar luego que sus políticas de fierísimos recortes y más son apoyadas por el ciudadano. Cuando Mas anticipó las elecciones y colocó la secesión de Cataluña como el tema principal a dilucidar, todos entendimos que pretendía ocultar dos años de hachazos sociales. Lo que no imaginábamos era que el gobierno del PP acabaría bogando con gran destreza en el mar de mierda que las filtraciones e insidias han convertido el patio electoral catalán.

Artículos relacionados

Un comentario en “El Fango”

  1. lo tremendo,querido amigo, es que a los españoles nada nos asombra,nada nos parece imposible.ningun tipo de corrupcion o de guarreria del genero politico o economico nos sorprende.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.