Desahucios

Protesta contra los desahucios
Fotografía: Protesta contra los desahucios
Protesta contra los desahucios
Protesta contra los desahucios

Ahora la portavoz del Gobierno anuncia que hablan con los socialistas para poner coto a esa canallada de los desahucios de su vivienda a los que nada tienen. Pero hace escasamente cuatro meses el tándem Montoro-De Guindos se ufanaba del acuerdo alcanzado con los bancos para atajar tamaña crueldad. ¿Será verdad que a partir de ahora les sobrevendrá la piedad a los desalmados?. No es probable. Al menos todavía no. El escándalo de abuelas arrebujadas en los portales y sus hijos arrojados en trasteros y naves prestadas (o arrolladas), es aún soportable para ellos. Llegarán a un acuerdo escrito en una jerga ininteligible que permitirá a algunos permanecer en sus casas embargadas pocos meses más, aunque, igualmente, acabarán expulsados. El Gobierno está por admitir una prórroga que ayude a bajar la hinchazón social, nada más. La dación en pago es todavía aquí como la montaña para Sísifo: un imposible. Los bancos no lo permiten y al concepto de justicia que maneja el Gobierno le repugna. En este tema sangrante estamos lejos de Europa. Hasta el Reino Unido, el territorio que noveló Charles Dikens, es más clemente.

Dramas en vivo como el de los desahucios en España muestran de manera nítida los valores que destacan en el alma de las sociedades. Y la nuestra da miedo.

En nuestro país se ha echado de sus viviendas a más de 400.000 propietarios (y 200.000 que están en camino) sin que un solo diputado haya incendiado el Congreso con palabras justas. Es seguro que buena parte de los desahuciados de ahora acudieron a la compra de vivienda, primero, a causa del reclamo que traía el sonajero de los bancos y, luego, porque en el cortex próximo de su memoria una voz conocida le aseguraba que el mejor esfuerzo que puede realizar el pobre en su vida es el de asegurarse un techo para la vejez. Porque la obsesión del español por tener una vivienda en propiedad se debe al recuerdo que tienen de sus abuelos, enfermos y pobres, en la calle o casi. ¿Quiere la España del siglo XXI parecerse a la más cruel del XIX y XX?. Está en manos del Gobierno.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.