La Suerte Está Echada

La suerte está echada, no tenemos otro destino que el rescate, del que, eso sí, se desconocen aún sus trazos más decisivos, condiciones y fecha. Todo ello crea una atmósfera de incertidumbre que no hace sino incrementar el canguelo ciudadano (y la huida masiva de capitales de España). Mas, el Ejecutivo no parece sentirse muy concernido; continúa sembrando de dudas la platea pública y se pierde (y nos hastía) con cuestiones semánticas sobre lo que es o no rescate. La falta de respuestas que no impliquen mayores recortes o subidas de impuestos y tasas, continúan multiplicando el pavor.

Ese errático modo de actuar es producto de un gabinete ministerial, cuyo perfil, peso político y consideración en Europa es mínimo, y del hacer de un Presidente, que si bien no era reconocido por la brillantez de su discurso político e inteligencia estratégica, si se le atribuían sentido común, experiencia y una cierta habilidad para esquivar los problemas. Al cabo, y tras varios meses de gobierno, solo transmite la certeza de que está desbordado y algo peor: desnortado ante los problemas del país.

Claro que este gobierno perdido en Europa, y que sobrecoge a los españoles, se viene desempeñando en el plano interno con maneras autoritarias (decenas de decretos, centenares de declaraciones amenazantes), y entra en materias que muchos suponíamos que estaban resueltas por décadas. La anunciada reforma de la Ley del Aborto que anticipa Gallardón o la encendida defensa que hacer el ministro Wert de la segregación de sexos en la escuela en contra de un fallo del Tribunal Supremo, son las últimas perlas. Así pues, incapacidad para sacar al país de la depresión y máxima diligencia en el cumplimiento de un programa reaccionario que ni siquiera advertían en su programa electoral. Y como bien podrían decir los maestros del humor, Tip y Coll: «Y el PSOE en la UVI «.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.