JJ.OO Londres 2012

[youtube]e1VzdUdOIr4[/youtube]

¿Qué no se conoce de las Olimpiadas? Muy poco. Una cita olímpica es una explosión de emociones que llega a todo el mundo y termina por unirlo. No hay nada que iguale más al hombre moderno que la devoción por sus mejores atletas, los auténticos dioses contemporáneos. Cuando los altares de siempre están tan ajados y maltrechos y sus protagonistas tan viejos, los campeones olímpicos vienen a sustituirlos por unos días. Así pues, disfrutemos del esfuerzo y la gloria de los mejores hombres y mujeres de la tierra, los campeones olímpicos.

Feliz Londres 2012.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.