El Contexto en el Arte

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=H8_JJD_emrM&feature=youtu.be

[/youtube]

Europa encerró al arte hace varios siglos. A tal efecto, le preparamos auténticos caserones de lujo, llamados museos, y nos dedicamos a protegerlo de la misma forma que se cuidan las joyas. Es solo hace pocas décadas cuando artistas, estudiosos y divulgadores del arte deciden romper con esa tiranía de la belleza encerrada. La pintura, la escultura, la música….comienzan a ser movidas por el aire, enriquecidas por el sol y recreadas por la mirada curiosa de las gentes en la calle; dejan de ser ese objeto de deseo para especialistas o carne de cañón para las masas trotamuseos en que se convierten nuestros veranos europeos y fiestas de guardar. Pancho, operador de TVE y autor del magnífico reportaje que se cuelga, comparte esta reflexión de la manera más radical  y explícita posible, de tal suerte que, literalmente, ha introducido la ciudad de Casablanca (historia, memoria y vida presente) en las salas de exposición de la la Primera Bienal Internacional de la ciudad. La función está tan acabada que la abstracción, el simbolismo y los mil suspiros de la materia se han convertido en la esencia misma de Casablanca. Enhorabuena.

Artículos relacionados

2 comentarios en “El Contexto en el Arte”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.