La Melodía de los Indignados Franceses

[youtube]x6_7Mbp76jU[/youtube]

Francia está de campaña y sus ciudadanos, expertos demócratas, se han movilizado. Todo apunta a que votarán izquierda se llame Hollande o Mélenchon su elegido. Y son los electores de estos candidatos los más activos. Sus iniciativas gustan a los gurús de la comunicaión política que toman nota para futuras contiendas políticas en sus europeos países.

De todo lo visto y oído me quedo con este himno de los indignados franceses. Música alegre de letra combativa cantada por sus autores acompañados de sus altavoces: ¡el pueblo en plena manifestación!. Una canción que evoca los ritmos del reggae y el chaâbi de los países en donde tienen sus raíces los cantantes y la inmensa mayoría de los habitantes de los banlieues; inmigrantes que han tomado la palabra para denunciar la exclusión social y han conectado con las demandas generales de los franceses. La Francia mestiza e indignada ha firmado su particular Marsellesa.

Artículos relacionados

6 comentarios en “La Melodía de los Indignados Franceses”

  1. Genial! Gran país, Francia! El mundo necesita su rebeldía incombustible Y qué lujo para los progresistas poder escoger entre Hollande o Melanchon. Una victoria de la izquierda en Francia es ahora la única esperanza en Europa frente a la tiranía asfixiante de la austeridad de frau Merkel. Salud, Pepe.

  2. La esperanza puede empezar en París, una vez más. Hay otra forma de hacer las cosas y es bueno, muy bueno, que la gente joven nos obligue a buscar nuevos caminos. Adelante, amigo

  3. Mi apoyo aunque sea moral. Ver esto fortalece mi esperanza de un cambio. Todos los indignados pensamos y sentimos igual, no existe el nacionalismo. Los seres humanos somos todos iguales independientemente de donde hayamos nacido. Ánimo hermanos, empezad vosotros para que los demás tengamos la fuerza de seguiros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.