Esa Dama

Margaret Thatcher
Fotografía: Margaret Thatcher
Margaret Thatcher
Margaret Thatcher

La película La Dama de Hierro, en la que una espectacular Meryl Streep ( lo mejor, o quizás lo único salvable del film) da vida a una Margaret Thatcher anciana a la que la cabeza le vuela sin reglas hasta posarse en episodios señeros de su ejecutoria personal y política, nos recuerda como empezó todo aquello que ahora padecemos.

La acción política de esta mujer y otros, como Reagan, fue el primer manotazo firme y decidido de los nuevos conservadores de occidente contra los actores y prácticas socialdemócratas, ensoberbecidos por el éxito y en los inicios de su agotamiento. Esta mujer recuperó al individuo como principio y fin de toda acción política y  se empleó a fondo en achatarrar todo lo asociativo y público. Privatizó el Reino Unido y anatematizó a todos los actores, y sus logros, desde la segunda Guerra Mundial. Luego las universidades privadas y otros centros de pensamiento de Europa y Norteamérica se dedicaron a elaborar ideas y propuestas políticas concretas en base a las creencias, y puñetazos, de la dama evidenciados durante la larga década de gobiernos autoritarios que protagonizó.

La derecha europea terminaría casi toda ella trufada de thatcherismo y también la española reconstruida por Aznar. Las grandes decisiones, pero sobre todo la iniciativa económica, pasó a manos privadas. Los bancos y las multinacionales tomaron las riendas del mundo y todos vivimos felices el largo baile del Titanic hasta que un día vimos en directo como caían Lehman Brothers o Goldman Sachs.

Recordar hoy algunas de las hazañas de la vieja dama es muy evocador porque a los más jóvenes les muestra cómo empezó todo lo que ahora sucede y a los que no lo somos tanto nos sirve de espejo donde evidenciar nuestros errores. Pero nadie debería de engañarse, esta dama continúa siendo un personaje de culto para buena parte de la derecha actual. Y sus nietos políticos gobiernan casi todo el mundo, pues las socialdemocracias fueron barridas, entre otras, por las ideas que ella inspirara. Así pues, los socialistas españoles que se reúnen en unos días en Sevilla con la intención de reencontrarae con las ideas que hicieron felices a los europeos durante dos generaciones, deberían estudiar por qué la hija de un tendero inglés logró dejarlos en pelotas.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.