Auditores

Fachada de la nueva sede de los Auditores
Fotografía: Fachada de la nueva sede de los Auditores
Fachada de la nueva sede de los Auditores
Fachada de la nueva sede de los Auditores

Los Auditores españoles estrenan sede. Está situada en un lugar privilegiado de Madrid, es moderna y muy funcional. La  herramienta de trabajo ya la tienen, ahora falta que continúen perfeccionando sus procedimientos de análisis y control de las empresas para que éstas no nos den en el futuro los sustos del presente. Con ocasión de la crisis de las puntocom, algunas auditoras norteamericanas salieron bien escaldadas. La horrible crisis del presente la capotean con mayor diginidad, digamos que sus fallos no están siendo tantos ni tan clamorosos como hace diez años. Esperemos que la proxima crisis (que ojalá esté muy lejana) las auditoras puedan advertirla con anticipación y así esquivarla. Mas, si no llegan a tanto que al menos nos digan en tiempo real por qué se ha producido. Honestidad, independencia y perfeccionamiento constante de los protocolos de actuación deberán ser sus auténticas guías de actuacion.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.