El Aguante

El problema no son las medidas que está decidido a tomar el nuevo gobierno, sino cuál será el grado de resistencia social ante las mismas, o dicho de otra manera, cuál será la magnitud del rechazo y la protesta que las mismas provoquen. Todos los amigos del inminente gobierno preguntan lo mismo: ¿Qué crees que pasará tras lo que va a pasar?. ¿Serán protestas a la griega, vilolentas, o a la portuguesa, pacíficas?. ¿Estallarán algunas ciudades como ocurrió en Londres el verano pasado o no se llegará a tanto apocalipsis?. ¿Serán los socialistas unos buenos chicos o se decidirán por el camino de después de perdidos al río?. ¿Veremos unas CC OO pragmáticas o telúricas?.

Ésta es la única preocupación del momento: la magnitud de la respuesta ciudadana. Por tanto, debemos de pensar que lo sustantivo de la acción del gobierno vendrá de la mano de la podadera (o de la motosierra, quizás). Si reparamos en lo que viene ensayando la señora Cospedal en su Barataria muy real, podemos concluir que no hay más cáscaras, que no hay otras recetas que las ordenadas por Merkel ( ajuste fiscal) y los neocon/faes: privatización incluso del aire. No se les advierte a los nuevos dirigentes de lo público el más mínimo atisbo de duda sobre si lo que se viene practicando, y se pretende continuar, acabe siendo un enorme error.

Rubalcaba y otros dirigentes socialdemócratas europeos, incluidos los alemanes, ya se están desmarcando de las políticas de austeridad extremas. Porque USA sale del hoyo antes y mejor que Europa, y el mundo que continúa creciendo, desde China a Brasil, mira a Europa con estupor. Todos se preguntan cómo puede estar haciéndolo tan mal la vieja pero también muy sabía Europa. Sin embargo, en esta parte del continente llamada España a los flamantes ganadores de las elecciones generales les preocupa sobre todo el grado de rechazo de la población  a sus medidas.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.