Tecnócratas

Mario Monti y Lucas Papademos
Fotografía: Mario Monti y Lucas Papademos
Mario Monti y Lucas Papademos
Mario Monti (izq) y Lucas Papademos(dcha), los nuevos Primeros Ministros de Italia y Grecia

En este mundo raro que dice el bolero ocurren, claro, sucesos extraordinarios. Sin ir más lejos a Berlusconi lo echan del gobierno los mercados, o sea los fantasmas, cuando se trata del político europeo que mayores méritos ha contraído para que lo largaran las urnas. En nuestra tierra llevamos en volandas hasta la Presidencia del Gobierno a Rajoy, aunque nada sabemos de lo que va a hacer una vez haya sido investido. Es más, los juegos que mayor placer producen a sus corifeos son las quinielas políticas: ¿qué medidas serán las primeras que adopte?, ¿las llevará al Parlamento o serán decretos?, ¿subirá o bajará el IVA?, ¿cuándo iniciará la campaña a favor del copago sanitario, el primer o segundo año de legislatura?, ¿se atreverá a largar a miles de funcionarios?, ¿cerrará las televisiones autonómicas?, ¿y los colegios religiosos, seguirán engordando?… Asombroso.

En tiempos de gran paro y mayor desconcierto, cuando el futuro ni siquiera se presenta en forma de cábala, los españoles vamos a votar por mayoría a alguien que no sabemos por donde va a tirar. Sin duda, un acontecimiento memorable. 

Es verdad que las causas de tal fenómeno existen y pueden ser explicadas, pero que a estas alturas de nuestra ya rodada democracia alguien se aupe hasta La Moncloa  con solo el magro mensaje de confianza, sentido común y hacer las cosas “como Dios manda”, es  algo más que decepcionante. Pero qué le vamos a hacer, las cosas son como son. Los italianos y los griegos aún deben de estar más patidifusos. Allí les empotran sendos gobiernos de tecnócratas redentores, aunque nadie conozca como van a reanimar a esos pueblos.

De todo este espectáculo político lo único ocurrente que he leído viene del maestro de la sátira Dario Fo; el comediógrafo sostiene que los tecnócratas se entenderán mejor con los mercados que los políticos porque al cabo los conocen mejor. Ironía que nos anuncia como los nuevos gobiernos profundizarán en las reformas estructurales, es decir, más funcionarios a la calle, mayores impuestos, más recorte social y otras leyes laborales. Esperanzador todo.

Artículos relacionados

Un comentario en “Tecnócratas”

  1. Nos llamó mucha atención aquel agente de bolsa sin escrúpulos, no sabemos si real o falso, que en la BBC dijo, entre otras cosas, que Goldman Sachs dominaba el mundo. Lo cierto es que no andaba tan equivocado. Desde entonces, Draghi colocado al frente del BCE y Monti en Italia. Creo que Rajoy debería poner sus barbas a remojar – nunca mejor dicho – y mirar a su alrededor a los tipo Juan Costa, bien conectados con las multinacionales financieras, y que, quien sabe, si algún día son colocados al frente del país sin que nadie les haya votado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.